Emilio-Gutiérrez-Caba-en-Palencia

Emilio Gutiérrez Caba defiende el rol de los intérpretes en la creación artística y la necesidad de explorar nuevas vías de comunicación con el público

Regresa a Palencia para presentar un recital sobre Federico García Lorca junto con el barítono Luis Santana, en el que participa el guitarrista palentino Carles Pons

Emilio Gutiérrez Caba (Valladolid, 1942) pone voz a los poemas de Federico García Lorca en un recital especial junto con el barítono Luis Santana en el Teatro Ortega de Palencia, el domingo 12 de mayo. Un espectáculo que combina la lectura teatralizada, la música y la danza producido por Ópera Concert y en el que participan también el pianista José Manuel Cuenca, la bailarina Almudena Roca y el guitarrista, palentino de adopción y director artístico del festival internacional Diapasión, Carles Pons.

Regresa a Palencia con este recital producido por Ópera Concert en el que participa nuestro querido Carles Pons, guitarrista palentino de adopción. Sobre el hecho de trabajar con usted, Carles destaca su admiración por cómo baja a la palestra, después de haber hecho de todo en cine y televisión, para afrontar un proyecto más sencillo como éste

Bueno, le agradezco a Carles que piense eso, pero en cualquier caso, ni las canciones ni los textos de Lorca son fáciles de decir. Las cosas se pueden hacer bien, siempre hay que tratar de hacerlo lo mejor posible y eso es lo que intentamos tanto Luis Santana como yo en el recital. Los textos que se han planteado no son, insisto, precisamente de una ligereza enorme… Al contrario, son textos complicadísimos y que, para un actor como yo, no son extraños ni desconocidos, porque llevo muchos años haciendo recitales de poemas y canciones, sobre todo de poemas, y por lo tanto no me encontré con un mundo totalmente desconocido, sino que ya afortunadamente había tocado ese palo…

Pero aun así acercarse a la obra de Lorca, pese a la experiencia, es un reto?

Evidentemente, hay días que te puede salir mejor y días que saldrá peor. Pero lo que sí está claro es que tanto Luis como yo, o cualquiera de las personas que participan en el espectáculo, estamos muy concienciados en que no es fácil.

Está hecho con todo el rigor que podemos y con todo el cariño. Lo mismo que sucede con otros recitales tanto de Lorca como de otros autores, como Miguel Hernández o el propio Machado… No está mal que se intente, porque al fin y al cabo, su poesía se escribió para ser dicha.

Usted se enfrenta a menudo precisamente a dar a conocer autores históricos, como es el caso de Benito Pérez Galdós, por ejemplo. ¿Qué le aporta a un actor enfrentarse, como apuntaba, a estos textos y autores que son parte de nuestra historia y que tienen que ser divulgados también en un escenario?

En el caso de Galdós, nosotros lo que hacemos es sencillamente es trasvasar una serie de ideas que Alfonso Zurro, que es el autor de la obra, puso que a través de la historia que él escribió sobre la correspondencia perdida de Benito Pérez Galdós a Emilia Pardo Bazán.

¿Qué nos aporta a nosotros? A nosotros no nos aporta nada, al contrario. Creo que ahí es donde está el problema: nosotros aportamos. Los intérpretes aportan. La línea fundamental creativa del teatro es el autor, el texto y los intérpretes. Y eso lleva al público.

Entonces: el autor que escribe el texto, los intérpretes que lo interpretan y el público que lo recibe. Y nosotros, lo que hacemos es que somos transmisores, como una correa de transmisión de emociones que tratamos de que lleguen bien al público. Y eso es lo que intentamos hacer tanto en el caso de Pérez Galdós como en el caso de este recital del próximo domingo 12 de mayo en el Teatro Ortega de Palencia.

Precisamente usted, en muchas entrevistas, suele defender el valor del trabajo del actor como parte creativa, más allá de la mera interpretación

Sí, totalmente. La negación por parte de determinados elementos teatrales como pueden ser el director o los autores de la parte de creación que nosotros aportamos es totalmente injusta y totalmente discutible, ¿no? Y es discutible porque, al fin y al cabo, el Hamlet que pude hacer yo en televisión poco tenía que ver con el Hamlet que había hecho Lorenzo Olivier. Eran el mismo Hamlet, pero eran Hamlets distintos. Por lo tanto, ahí es donde está la creación. Igual que cuando un cantante canta una determinada hora y ese mismo cantante canta otra.

Recital-Federico-García-Lorca---Emilio-Gutiérrez-Caba

Por lo tanto, ahí donde está la creación y es donde está la negación de lo creativo… Yo no puedo negar que un autor escribe, y eso es creación, ni que un directo dirija y eso sea también creación. Pero lo que no es de recibo es que, a veces, se niegue que nosotros no seamos creadores tampoco de la parte que nos corresponde. Yo creo que eso es algo que, no es que haya que reivindicar, sino finalmente reconocer. Porque si eso no se reconoce, no se reconoce realmente el hecho del teatro y el hecho de la comunicación con el público.

Decía usted también que hoy, hoy en día, casi tristemente se contrata más a un actor por sus seguidores en redes o por el impacto mediático que tiene que por su calidad. ¿Es necesario revindicar el buen teatro desde una visión más clásica?

Lo clásico significa un poder de imitación. Clásico es aquello que se tiene que imitar. Yo creo que el teatro ha aportado y aporta hoy en día cosas excelentes a través de intérpretes, de directores y de textos. Lo que sí creo es que se tiene que replantear la posibilidad de que, bueno, tal cual va en este momento el teatro y todos los medios de enseñanza e incluso de formación, el teatro tiene que tomar un rumbo diferente.

La emoción del espectáculo en vivo va a seguir ahí, pero evidentemente hay que hay que buscar otras vías de comunicación con el público a través del teatro. Y yo creo que a través del teatro, por ejemplo, estos recitales de poemas y canciones, son una forma teatral de acercase al público, ¿no? Las conferencias, las lecturas teatrales, incluso las lecturas literarias tienen mucho para acercarse al público.

Volviendo a Lorca. Viene a una tierra donde se está poniendo en valor esa búsqueda de la raíz y de la tradición en las culturas locales. Federico García Lorca y Menéndez Pidal, entre otros autores de la época, fueron pioneros en este sentido, de cuyo trabajo resulta el repertorio que abordan en este recital

El espectáculo lo que tiene realmente es la calidad de las canciones y la calidad de los poemas. Todos sabemos quién era García Lorca, Miguel Hernández o el propio Antonio Machado (o mejor dicho, todos los que queremos saber)… En ese sentido no vamos a descubrir nada nuevo. Lo que el público tiene que reconocer, en boca nuestra, es lo que esos grandes han escrito.

Y la búsqueda que hizo Lorca de las raíces populares es la misma en parte que hizo también Miguel Hernández o Antonio Machado, en distintas épocas y distintas circunstancias. Pero ahí están los tres para evidenciar que eso ocurrió y sigue ocurriendo hoy en día, en alguna medida.

Es un montaje que además pone en valor el género lírico, a través de la figura del tenor Luis Santana. ¿Cómo se está acogiendo esto en los escenarios? ¿Es una manera de poner en valor un género que ha sufrido tantos altibajos inmerecidos?

El público lo acoge muy bien. Además, tanto Luis como yo, al enfrentarnos al público en los atriles, estamos invitándolo a participar. Y Luis, en algunas canciones determinadas del espectáculo, invita al público a cantar con él.

Y yo, por cómo veo el entusiasmo del público cuando acaba el recital y aplaude muchísimo, creo que les gusta participar porque saben que aquello que se les está haciendo y diciendo forma parte también de sus vidas. Y ellos también son parte creativa de ese proceso que se establece, ese momento en el patio de butacas, cuando se está viendo ese espectáculo.

Muchas gracias

Encantado de volver a Palencia una vez más.

alimen
-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí