Sol y cielos despejados ayer en la Montaña Palentina, mientras en el sur imperaban las nieblas.
Sol y cielos despejados ayer en la Montaña Palentina, mientras en el sur imperaban las nieblas.

La situación típica del invierno se repite esta semana, dejando temperaturas más altas en toda la mitad norte que en la parte más meridional de la provincia

Ayer martes, en Cervera de Pisuerga y en Camporredondo de Alba, los termómetros se elevaron por encima de los 13 grados. Un nivel que en la mitad sur de la provincia no se vio ni de lejos, ya que, según la Agencia Estatal de Meteorología no se superaron los seis grados en todo el día en la capital palentina.

La razón, la inversión térmica a la que nos tiene acostumbrado el invierno y que provoca la creación y concentración de nieblas en la zona sur, y especialmente en las zonas cercanas a los ríos Carrión y Pisuerga. Así, mientras en el sur no se ve el sol por las nieblas, es radiante en cuanto se comienza a subir en el mapa de la provincia y por tanto se ganan metros de altura.

Esto se produce en situaciones de estabilidad atmosférica, de anticiclón como el actual, de, en principio, buen tiempo. Al no haber vientos no hay mezclas de aire caliente y aire frío y como el frío pesa más que el caliente las masas de aire frío caen inexorablemente, depositándose en las zonas bajas o llanuras. Y en una meseta como la castellana en la que se encuentra Palencia, lo más bajo es la zona sur de la provincia.

Niebla está mañana en la capital, en la avenida de Asturias.
Niebla está mañana en la capital, en la avenida de Asturias.

Aire frío, hacia abajo.

A todo esto, las noches de invierno, despejadas, propicias para las heladas, hacen que el suelo se enfrié rápido. Y ese suelo hace que ese aire a su alrededor se enfríe más aún, pesando más y aplastándose aún más contra las zonas bajas. Y luego está la humedad. Con tanto frío, el agua que se concentra en el aire tiende a condensarse y a formar nieblas, en algunos casos tan resmeonas como la del pasado lunes.

Por tanto, tenemos estabilidad, que hace que el aire no se mueva. Un aire muy frío en las zonas bajas y nieblas que a veces son tan persistentes que hacen que el sol no pueda calentar apenas un poco el suelo, generándose más frío aún en las zonas bajas. Y con ello se empuja el aire más caliente a las zonas elevadas, que además reciben una mayor radiación solar durante el día. Así no es de extrañar que en la zona norte de la provincia se estén disfrutando de unas temperaturas más que agradables para esta época del año (hasta 7 grados por encima que en la zona sur) y con una sensación térmica más elevada por la presencia de un sol claro.

Una espiral que se mantendrá al menos unos días más. De momento para hoy, la previsión de la Aemet vuelve a dar máximas de 15 grados en Cervera y Guardo y 12 en Carrión; y 10 en la capital.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí