berrea
Berrea en el monte el Viejo de Palencia Palencia despide la época de celo de los ciervos con una berrea mucho “más floja” que en años anteriores influenciada por la sequía y la falta de pasto

El ciclo dio comienzo de manera tímida a mediados del mes de septiembre y finalizó el pasado fin de semana

Palencia despide la época de celo de los ciervos con una berrea mucho “más floja” que en años anteriores influenciada en mayor medida por la sequía y la falta de pasto. Un ciclo que comenzó en la Montaña Palentina “muy tímidamente a mediados del mes de septiembre y que finalizó el pasado fin de semana”.

Minerva Archaga, perteneciente a una empresa de turismo activo ubicada en Cervera de Pisuerga, explica que la zona de Ruesga suele ser un “espectáculo sonoro”, porque los bosques que se encuentran en los entornos del pantano ejercen de altavoz y suena mucho más, pero en esta ocasión no se escuchaba tanto como otros años.

Señala que se ha notado que había menos cantidad de machos, y los que se han podido ver tenían “peor cornamenta”, ya que estaba “muy poco desarrollada al ser mucho más jóvenes”.

A pesar de estas circunstancias, comenta que la afluencia y las visitas se han cifrado de manera similar que otras temporadas, aunque las fotos no mienten, por lo que “no hay ningún ejemplar como los fotografiados en años anteriores en las mismas zonas”, recalca.

Lucha 

Los machos localizan a grupos de hembras, que suelen encontrarse en terrenos de buena alimentación otoñal. Tras ello, marcan a esos grupos con orín o rozándose con los arbustos cercanos para impregnar la zona con el olor de cada macho. De esta forma, delimitan el pequeño harén que ellos han elegido.

Explica que el ruido de la berrea sirve para “alertar a otros machos de la zona de que son más fuertes que ellos y para evitar que se acerquen a las hembras que ha elegido”, aunque, los berridos “se comienzan a contagiar y cada ciervo lo hace de la manera más fuerte que puede para intentar mostrar su poderío”.

En el momento en el que interfieren dos machos en el mismo territorio se producen “luchas muy intensas con las cuernas, las cuales se pueden prolongar en el tiempo si los dos ejemplares son de similar tamaño”. Un ritual “curioso con el que comienzan a caminar en paralelo mirándose de reojo entre ambos hasta que llega el momento en el que chocan las astas”, añade.

Aun así, las hembras “no están siempre receptivas, ya que entran en celo cada 19 días durante este periodo”. Este es el motivo por el que hay ocasiones que los machos “montan a la primera a las hembras”, pero, en otras ocasiones, “no ocurre así y se resisten hasta la llegada del nuevo celo”, detalla.

El periodo de gestación trasciende ocho meses, y las hembras viven hasta 20 años. Son más longevas que sus compañeros, que rondan las 13 temporadas, por lo que, a partir del tercer año, ya son adultos y pueden aparearse.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí