La reordenación de la Atención Primaria en Castilla y León prevé crear puntos de atención continuada «vinculados» conectados a otros principales y todos ellos a los servicios de urgencia de los hospitales, así como la creación de más de 1.500 puestos de trabajo.

Así lo ha señalado la consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad de las Cortes para explicar los objetivos cumplidos y de futuro de su departamento en la legislatura.

En lo que se refiere a la reorganización de la Atención Primaria y Continuada, ha explicado que es un «inmenso reto» en un nivel «esencial» que ha tenido una elevada carga de presión asistencial por la pandemia pero ha servido de «dique de contención» para los contagios, pero tiene un «fortísimo impacto» en la morbilidad y mortalidad evitable.

La consejera cree que no se puede mantener un sistema «con claros síntomas agotamiento» y que se enfrenta a un importante número jubilaciones, más de 1.600 en diez años, problema común en toda España. «No hacer nada sería irresponsable y condenaría al fracaso a la Atención Primaria en pocos años», ha advertido.

Por ello, se trabaja en la cita previa (prácticamente ya instaurada en toda la Comunidad); modificaciones del mapa sanitario o zonas básicas de salud; redistribución de la población, redefiniendo cupos óptimos por profesionales, muchos con menos de 400 tarjetas, pero garantizando que cada usuario dispone de un facultativo o enfermera de familia siempre asignados, del que sabe su «nombre».

También se crearán más de 1.500 puestos de trabajo de diferentes categorías, entre ellos enfermería y técnicos auxiliares, por ejemplo, ha explicado la consejera.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí