Tren regional S-2600 saliendo del apeadero de Guardo hacia Bilbao a través del tramo que va a mejorar su seguridad. / Óscar Herrero

El Gobierno acaba de de autorizar, por más de 18 millones de euros las obras para adecuar el último tramo pendiente del ferrocarril entre León-Bilbao de ancho métrico, que afecta a prácticamente todo el recorrido palentino

El Consejo de Ministros ha autorizado al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) a licitar, a través de Adif, el contrato para modernizar las instalaciones de seguridad del tramo Guardo-Arija Balmaseda, en la línea de ancho métrico Bilbao-León, conocida popularmente como La Robla, dado que inicialmente la línea acababa en este municipio leonés y no en la capital.

El contrato, con un valor estimado de 18,74 millones de euros (impuestos aparte) y un plazo de ejecución de 22 meses, incluye la redacción del proyecto constructivo y la realización de las obras, así como las pruebas y puesta en servicio de las instalaciones de seguridad.

El objeto del contrato es equipar las instalaciones de seguridad y comunicaciones con la tecnología necesaria para sustituir el actual bloqueo telefónico del tramo Guardo-Arija-Balmaseda por bloqueos automáticos regulados por telemando desde el Puesto de Control de Tráfico Centralizado (CTC) de Miranda de Ebro. Esta actuación permitirá aumentar la capacidad de la línea, la regularidad de las circulaciones y la fiabilidad de las instalaciones.

El proyecto contempla, entre otras actuaciones, el diseño de todas las instalaciones de seguridad necesarias como enclavamientos, sistemas de detección de tren y de protección del tren, telecomunicaciones, señalización, energía, pasos a nivel, etc…, así como las actuaciones en vía.

De León a Guardo se está modernizando.

El contrato de supresión de bloqueos telefónicos entre Guardo y Balmaseda se suma al proyecto del tramo Guardo-La Asunción (León), adjudicado por un importe cercano a los 20 millones de euros (con IVA) y actualmente en ejecución, donde también se están renovando todas las instalaciones de seguridad y se están sustituyendo los bloqueos telefónicos por bloqueos automáticos para regular la circulación por telemando e incrementar los niveles de fiabilidad de las instalaciones.

Es por otro lado, el tramo de la línea con mayor número de circulaciones en Castilla y León, dado que por ella discurren los trenes de Cercanías de Renfe Ancho Métrico que unen León con diferentes municipios leoneses y que tiene una de sus cabeceras en la localidad guardense.

El resto de kilómetros de esta línea apenas tiene tráfico ferroviario, después del cierre de la Térmica de Velilla que en ocasiones demandaba el traslado de trenes carboneros bien desde La Robla o bien desde el puerto de Santander vía Aranguren.

Actualmente, entre Guardo apeadero y Aranguren solo hay dos trenes diario, uno por sentido, que aseguran en servicio Regional entre León y Bilbao, utilizando casi ocho horas de recorrido.

Se trata de una línea de ancho métrico con traviesas de madera y carril no soldado, de vía única y sin electrificar. En la provincia de Palencia da servicio a varias localidades de la montaña Palentina: como Guardo, en su estación y el apeadero, Santibáñez de la Peña, Villaverde y Tarilonte de la Peña (misma estación), Castrejón de la Peña, Vado Cervera y Salinas de Pisuerga y Cillamayor.

Desde Adif señalan en un comunicado que, gracias a estas dos actuaciones, conseguirán automatizar toda la línea de ancho métrico Bilbao-León. Estas acciones contribuyen a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 9 (Industria, Innovación e Infraestructura), que tiene entre sus metas el desarrollo de infraestructuras fiables, sostenibles, resilientes y de calidad.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí