Control de alcoholemia.
Control de alcoholemia.
-Publicidad-

Atendido en un centro de salud un joven tras reventar de un puñetazo la luna de un coche

Las bicicletas son para el verano y los patinetes eléctricos, como cualquier otro vehículo, para las personas que se encuentran en plenas facultades o al menos que no las tengan mermadas por elementos externos. Como por ejemplo el alcohol.

Eso es lo que ha aprendido este fin de semana un hombre, de 63 años, que tuvo un accidente con un vehículo de movilidad personal. Es decir, con un patinete. Según recoge el parte de la Policía Local, en la madrugada del viernes al sábado, en concreto poco después de la media noche, en el Paseo del Otero, se produce la caída del conductor de un VMP (patinete eléctrico).

Se trata de un varón de 63 años. Como consecuencia de su accidente no hirió a nadie más, pero él se produjo, según informa la Policía Local, “lesiones de carácter leve en rodilla, mano y costado derechos”. Laceraciones por las que le trasladan al Hospital Río Carrión para ser atendido. Pero, puesto que se trata de un conductor, y que además ha sufrido un accidente, los agentes de la Policía Local le sometieron al alcoholímetro. El hombre del patinete sopló, y además de las curas en el Río Carrión, se llevó de recuerdo una multa por alcoholemia.

El resultado de su test fue de 0,55mg de alcohol por litro de aire expirado, cerca del límite que se establece como penal para los vehículos de motor convencionales, por lo que se le denunció administrativamente.

La DGT explica que los conductores tanto de bicicletas como de patinetes eléctricos tienen casi las mismas responsabilidades que un conductor ‘normal’ en lo que se refiere al alcohol y las drogas al volante, o al manillar.

Atendido por romper un cristal con el puño

En un centro sanitario también acabó este fin de semana otro varón, pero no por un accidente, sino por un acto ‘autoinfligido’ al reventar la luna de un coche de un puñetazo.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del sábado. A las 05:58 horas, en C/ Rizarzuela, los policías identificaron a un varón de 27 años que se había causado lesiones en una mano al romper la luna trasera de un turismo estacionado. Al joven lo trasladaron, tras la identificación, hasta un centro de salud.

A consecuencia del destrozo, el vehículo tuvo que ser retirado de forma preventiva hasta el depósito de vehículos al no localizarse al titular.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí