Vista aérea del edificio a rehabilitar.

El Somacyl invertirá 1,28 millones de euros en la recuperación y ampliación de esta antigua fábrica en Paredes para convertirla en 10 hogares en alquiler para jóvenes

Óscar Herrero

“Creamos viviendas para jóvenes y mantenemos el patrimonio industrial. Es un gran proyecto”. De esta forma calificaba el alcalde de Paredes de Nava, Luis Calderón, el paso dado por el Somacyl (Junta de Castilla y León) para recuperación, utilización y reconversión del edificio de la antigua Harinera La Castellana de Paredes de Nava en una decena de viviendas que estarán destinadas a viviendas de alquiler, preferiblemente para jóvenes.

Fachada principal del edificio de la Harinera La Castellana de Paredes de Nava a rehabilitar.

Porque el Somacyl acaba de licitar por 1,28 millones de euros los trabajos para devolver a la vida este rubusto edificio paredeño, con más de un siglo de existencia, dado que los datos catastrales indican que fue construido en 1920. Tras su caída en desuso, mismo acabó siendo propiedad municipal y se ubica de forma anexa a la nave del Parque de Bomberos de Paredes.

Fachada trasera y patio en el que se ubicarán los jardines de los bajos y la zona de aparcamiento del edificio tras su rehabilitación.

La idea es utilizar el interior de este edificio de tres alturas para crear ocho viviendas en el bloque principal (con paredes exteriores de más de medio metro de grosor) y, levantar sobre unas antiguas oficinas, que se encuentran en malas condiciones, y parte de un patio lateral, un anexo en el que habrá dos viviendas más, así como los espacios y servicios comunes, como el ascensor que dará servicio a las viviendas de los pisos superiores.

“Partiendo de esta situación se proyecta rehabilitar el volumen del edificio principal para el uso planteado de viviendas y demoler los elementos que aún se conservan del bloque secundario, recuperando la volumetría con la reconstrucción del elemento (bloque secundario) adaptado a las necesidades de usos de vivienda actual”, explica la memoria del proyecto.

Render del estado que mostrará la fachada de la Harinera tras su conversión en viviendas.

Un proyecto al que el Ayuntamiento de Paredes de Nava le lleva dando vueltas varios años. “Ya hace dos años, cuando inauguramos una vivienda que se recuperó con el Rehabitare, y en la que ahora están instaladas personas refugiadas de Ucrania, ya le planteamos la idea al consejero (Juan Carlos Suárez Quiñones) y en los últimos meses hemos estado trabajando en los trámites para permitir que la Junta cree viviendas para jóvenes en Paredes”, explica Calderón.

Las viviendas.

Las viviendas que se construirán tendrán entre una y dos habitaciones, salón, cocina y baño.

En la planta baja y en la primera planta habrá cuatro viviendas. Tres por planta dentro del edificio principal a rehabilitar y una más por planta en el anexo que se construirá recuperando el aspecto volumétrico de la construcción. En la planta segunda, donde la superficie del edificio es menor solo habrá dos viviendas, pero con terraza.

Esquema de distribución de la planta primera del edificio, con cuatro viviendas diferentes.

Para los accesos a las viviendas “se crea un núcleo de comunicaciones que da acceso a las viviendas desde el exterior del edificio, a través de pasarelas que se adosan a su fachada delantera, pero respetan pequeños espacios de privacidad en la zona de contacto con las ventanas de las estancias que se sitúan en esta fachada”, indica la memoria del proyecto. En la misma línea, el alcalde explica que en un edificio estrecho como es la Harinera La Castellana, colocar el pasillo distribuidor en el interior del edificio principal restaría muchísimas posibilidades a la rehabilitación del espacio como viviendas.

Cada una de las viviendas tendrá entre 55 metros de la más pequeña (aunque con terraza en la planta superior) a 67 metros de la más grande.

Vista cenital en la que se aprecian las pasarelas de acceso a las viviendas desde la calle.

“El núcleo de comunicación (en la parte que se construirá) está provisto de una escalera y ascensor. En la planta baja se accede a tres viviendas directamente desde la calle por medio de rampa y desde el propio portal a otra. Todos los cuartos de instalaciones, excepto el de la caldera se localizan en planta baja con acceso desde el portal. La zona de aparcamiento es exterior (con 10 plazas cubiertas por marquesinas) y cuanta con acceso directo desde la vía pública”, apunta el proyecto que deberá estar ejecutado en 12 meses desde que se adjudique.

Estado en el que se encuentra el interior de una parte del edificio.

Un proyecto que deja claro que “El edificio de la harinera mantiene su volumetría original, que forma ya parte del paisaje urbano del municipio. En la fachada hacia el municipio se conserva la imagen y  disposición de huecos de la harinera, sólo transformando en puertas los accesos a las viviendas, y reproduciendo la rotulación de la fachada con el nombre de “La Castellana”.

Crear viviendas.

Desde el Ayuntamiento de Paredes de Nava se muestran muy esperanzados por la puesta en marcha de este proyecto que permitirá crear viviendas de alquiler en el municipio.

“Viviendas que son bastante necesarias por la iniciativa que tenemos del Proyecto Arraigo. Además, tenemos previsto rehabilitar otras dos viviendas de la estación. Una con la Diputación y otra a través de Rehabitare. La intención es que los paredeños que quieran quedarse en Paredes puedan hacerlo  y quienes quieran venir a vivir de fuera también puedan hacerlo”, manifiesta el alcalde de Paredes de Nava, Luis Calderón.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí