En primer lugar, ¿a qué nos referimos cuando decimos animal geriátrico, a partir de qué años se considera a un perro o gato en edad avanzada?

Con animales geriátricos, o de edad avanzada, nos referimos a aquellos perros y gatos que se encuentran a partir de los ocho años de edad.

Hay diversas variables que pueden modificar esta consideración, ya que, por ejemplo, los perros de gran tamaño alcanzan esa edad a los 7 años e, incluso, a los 6. En perros de raza pequeña, ese momento puede retrasarse hasta los 10 años.

¿Cuáles son los signos o las patologías asociadas a la vejez en perros y gatos?

Gracias a que la esperanza de vida de nuestras mascotas es cada vez más alta, se aprecian determinadas patologías que se ven en esta etapa y que se correlacionan con la edad, como por ejemplo las patologías endocrinas, osteoartrosis, hipertensión, cardiopatías, insuficiencia renal y un largo etcétera. Muchas veces estas patologías pasan desapercibidas por los propietarios ya que los síntomas son sutiles o se asocian a que la mascota es ya mayor, de ahí la importancia de la realización de revisiones veterinarias periódicas para poder establecer de una manera precoz un diagnóstico para estas enfermedades.

Los signos de la vejez están producidos por cambios tanto metabólicos como físicos y estos son:

  • Se reduce el metabolismo del animal, disminuye la actividad y se produce un aumento del peso corporal.
  • Menor competencia del sistema inmune.
  • Cambios en la termorregulación corporal y alteraciones en los periodos de sueño y vigilia, mostrándose a veces irritable.
  • Almohadillas plantares más secas y duras. Cambios en el pelaje, se vuelve más opaco, mas áspero.
  • Pérdida de vista y oído.
  • Alteraciones dentales. Aumento de la placa o sarro dental, enfermedad periodontal que conlleva a la pérdida de piezas dentales, etc.

¿Es importante la detección precoz de estas patologías?

Cuanto antes tengamos un diagnostico, mejor podremos afrontar las patologías y aumentar la esperanza de vida de nuestro peludo. Para ello, lo recomendable es que en animales a partir de 8 años se realice un chequeo anual, y en edades más avanzadas, de once años para arriba, incluso se hagan cada 6 meses.

¿En nuestros hogares podemos prestarles algún tipo de cuidado especial cuando ya se encuentran en esta etapa geriátrica?

La alimentación durante esta etapa es sumamente importante, tienen necesidades distintas a las de un animal adulto.

Mantener una condición corporal óptima es muy beneficioso ya que evitamos que carguen peso excesivo en sus huesos y músculos. No solo se trata de dar una dieta sénior, la dieta tiene que ir acorde con la patología que presente nuestro peque y la condición corporal de éste.

En casa es muy interesante evitar las superficies deslizantes en las que pueda patinar y caer, como idea, se puede colocar moquetas o alfombras antideslizantes.

Si es posible, se recomienda colocar rampas en vez de escaleras para los perros. Y a los gatos, reducirles las alturas a sus lugares favoritos o colocar ayudas para su acceso.

También es muy importante que el arenero o bandeja no tenga una altura excesiva, pues la artrosis puede hacer que a nuestro gato le resulte incómodo el acceso y deje de usarlo.

En cuanto a los paseos, deben ser algo más cortos que cuando eran jóvenes y a ser posible que no sean en horas centrales del día si este es muy caluroso, pero siempre recordando que tienen que hacer ejercicio para mantener un estado corporal adecuado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí