Spiderman, desde su atalaya en Palencia.
Spiderman, desde su atalaya en Palencia.

Una gasolinera de la ciudad ubica en lo alto de su marquesina la imagen vigilante del célebre personaje de cómic con la intención de “arrancar una sonrisa” a sus clientes

No es que pretenda hacer sombra al Cristo del Otero en su vigilancia y protección de la ciudad desde una atalaya elevad. Tampoco ha sacado una oposición a la Policía Local para perseguir a los malos de Palencia. Ni se dedicará a hacer fotografías de la ciudad como sí lo hace su alter ego Peter Parker. Pero es que Spiderman se ha mudado a Palencia y con su carismática posición, acuclillado, con las dos manos en el suelo, otea el infinito palentino desde lo alto de una gasolinera.

Una imagen que ya ha dado la vuelta a la ciudad a pesar de que “sólo lleva un día puesta”. El artífice de esta idea es Manuel Suances, propietario de la estación de servicio del mismo nombre en la carretera de León. “No hay ninguna historia rara. Sólo, lo que hemos pretendido es arrancar una sonrisa a la gente que se acerca a la gasolinera. Sorprender, que durante unos minutos nos olvidemos de todo lo que nos rodea: política, covid… Es sólo eso. Tratar de sacar una sonrisa”, confiesa.

Pero ya han sido muchos a los que la sonrisa les ha llegado después de tener que mirar dos veces. De tener que guiñar los ojos para asegurarse de lo que veían. Incluso de asustarse. “Me acaba de decir una monja de un convento que hay aquí cerca, que al principio se había asustado. Que había visto una persona. Pero que luego se ha dado cuenta de que era Spiderman. También una mujer que, anoche, miró, cruzó la carretera, volvió a mirar y extrañada volvió a cruzar la carretera”, se sonríe Suances, que dice que le gustaría que su surtidor se pareciera más a las gasolineras de la Ruta 66. “Porque las cosas están como están…”, advierte. “Que si no…”.

Spiderman recibe a los clientes de esta gasolinera.
Spiderman recibe a los clientes de esta gasolinera.

Como en la Ruta 66

Lo cierto es que esta figura en lo alto de la marquesina, que recibe con sus arácnidos ojos a quienes acuden allí a repostar, no representa la primera ocasión en la que ‘La Suances’, se arranca. “Hace unos años tuvimos un coche cortado por la mitad, como saliendo del suelo”, recuerda Suances que insiste que su única intención es tratar de sorprender. También ha colocado globos luminosos sobre sus surtidores con logos de marcas americanas de carburantes y tiene pensadas más actuaciones.

Pero en lo que respecta a la figura de Spiderman, todo ha sido español. “La figura la han hecho en un pueblo de Cataluña, y los soportes para anclarla a la marquesina, una empresa de aquí de Palencia, Aldo. Y le han puesto hasta iluminación. “Sí, pero tenemos que mejorar como queda”, arruga el gesto, inconformista, Suances que ha sorprendido incluso a sus empleados. “Me lo dijo hace, no sé, dos meses y pensé que era una broma. Ayer descansaba y me empezaron a llegar mensajes, pero qué habéis hecho en la gasolinera. Hasta que lo he visto hoy”, se ríe uno de los trabajadores del surtidor.

De esta forma, como sugiere Manuel Suances, tratarán de hacer olvidar a sus clientes las penas, las preocupaciones. Y desviarán la mirada, aunque sea solo por un momento, del contador de euros para sonreír con la silueta vigilante de Spiderman en una de las pocas gasolineras que aún trabaja con servicio atendido las 24 horas en la ciudad. Porque un gran poder, conlleva una gran responsabilidad.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí