Un interno «extremadamente peligroso» ataca al jefe de Servicio y a dos funcionarios en la prisión de Dueñas

Un interno «extremadamente peligroso» ha atacado este martes al jefe de Servicios y a dos funcionarios en la prisión de La Moraleja,en la localidad palentina de Dueñas, según ha informado la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP).

El suceso tuvo lugar sobre las 20.00 horas de este martes cuando se trasladó al interno G.B.D.S, de nacionalidad brasileña y 21 años, desde el departamento de aislamiento al de enfermería para ser atendido por los servicios médicos del centro penitenciario, ya que sufría un fuerte dolor en el ano.

Al ser requerido por el médico para que se pusiera en la camilla para ser reconocido, el interno se puso «muy agresivo» y empezó a dar voces y a le gritarle que era un «maricón» y que no se iba a poner como le decía. Además, gritaba que no se iba a ir de la sala y a pesar de que los funcionarios le decían que se calmara seguía oponiendo resistencia y continuó con su intención de no marcharse.

Ante esta actitud, el jefe de Servicios ordenó su traslado, momento en el que el interno, tras un gran forcejeo con patadas y puñetazos, le pegó un puñetazo en la cara.

Tras reducirle «con la fuerza mínima imprescindible» se le trasladó al departamento de aislamiento.

Asimismo, otros dos funcionarios han sido agredidos en el forcejeo y han tenido que ser atendidos por los servicios médicos de diferentes contusiones después de una valoración de sus lesiones en urgencias.

Desde APFP denuncian que los funcionarios de prisiones trabajan «sin medios adecuados a la peligrosidad del medio», sin una formación continua y constante y con una «grave» falta de personal, ya que a diciembre de 2020 había 115 vacantes sin cubrir en el Centro Penitenciario de Dueñas, sin la equiparación salarial con Cataluña, y sin que tanto la secretaria General de Instituciones Penitenciarias como el Ministerio del Interior «estén haciendo el más mínimo esfuerzo para tratar de solucionar estos problemas».

Por último, recuerdan que gracias a la profesionalidad de los funcionarios se ha solventado la situación «una vez más» tal y como ocurrió el pasado 11 de abril, cuando Igor el Ruso agredió a cinco funcionarios que no portan armas cuando le trasladaban desde su celda al vehículo que le transportaba hasta los juzgados de Teruel.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí