-Publicidad-

ICAL

Villamuriel de Cerrato dispondrá en septiembre de una nueva estación de bombeo para dirigir sus aguas residuales a la EDAR de Palencia, que evitará que los caudales de la margen izquierda del municipio se viertan al río Carrión debido a que la estación depuradora del municipio se encuentra obsoleta y paralizada, por lo que sólo bombeaba los caudales de la margen derecha a la depuradora de la capital. La Junta, a través de Somacyl, adjudicó las obras por 1,56 millones de euros, más IVA, financiadas al 80 por ciento por la administración autonómica y al 20 por ciento por el Ayuntamiento.

La nueva estación de bombeo atenderá una población de diseño de 7.714 habitantes equivalentes, cuya obra responde a un “necesidad histórica”, ya que el alcalde y el delegado territorial pusieron en sucesivas ocasiones esta actuación encima de la mesa, al tratarse de una necesidad imperiosa para el municipio, afirmó el consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Dicho vertido de la margen izquierda era una situación “totalmente intolerable desde el punto de vista medioambiental”, tanto para Villamuriel como para otras zonas aguas abajo. “Es lamentable que, históricamente, no haya tenido una solución”.

Suárez-Quiñones aseguró que no se trata sólo de las sanciones de la Confederación Hidrográfica del Duero por estos vertidos o de la paralización de la instalación de nuevas industrias en el polígono, sino de la responsabilidad ambiental con la que ahora se pone coto.

Imagen. Ical-M. Brágimo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí