19 años de cárcel por mirón

El Juzgado de lo Penal número 4 de Valladolid se ha visto obligado a posponer para el día 7 de marzo de 2022 el juicio previsto hoy contra el extrabajador de Konecta que en 2019 fue detenido por la Policía Nacional acusado de instalar una minicámara de vídeo en el servicio de mujeres de la operadora, sita en el Polígono de San Cristóbal, con el fin de grabar a sus compañeras de trabajo.

Las previsiones apuntaban que el juicio, fijado para las 09.00 horas de hoy, no se llegaría a celebrar ya que el presunto ‘voyeur’ y la Fiscalía vallisoletana tenían medio apalabrado un principio de acuerdo para que el acusado asumiera su responsabilidad y aceptara una pena notablemente inferior a los 19 años que solicitaba la acusación pública, en aplicación de las atenuantes de confesión–colaboró también al entregar a la policía unos archivos incriminatorios–y reparación del daño.

Sin embargo, ese acercamiento entre las partes se ha visto truncado finalmente y el Juzgado de lo Penal 4 ha tenido que suspender el juicio por falta de tiempo para citar a los testigos, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El acusado, L.A.O.S.J, hoy de 53 años, se enfrentará por tanto, en marzo del próximo año, a un total de 19 años de privación de libertad, a razón de tres años por cada uno de los cinco delitos continuados contra la intimidad que le imputa la Fiscalía y los dos años por otros dos delitos contra la intimidad, junto con multas por 11.400 euros e indemnizaciones de 1.000 euros a cada una de las siete víctimas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí