El proyecto de la Asociación para la Recuperación del Patrimonio Industrial del Norte (ARPI) para revalorizar vestigios de la minería del carbón del siglo XIX ya está más cerca de ser una realidad después de que la Junta les haya concedido una subvención de 103.320 euros para el desarrollo del ‘Paisaje minero de Vallejo de Orbó’.

ARPI busca revalorizar el Pozo Rafael y la bocamina San Ignacio, una vivienda de la época, la salida del canal subterráneo navegable y un calero próximo a esta, entre otros.

La subvención que ahora se concede por parte de la Consejería de Cultura y Turismo se enmarca dentro de la implementación del Sistema Territorial de las Cuencas Mineras que incluye actuaciones en bienes culturales mineros como recurso alternativo a estos territorios.

Vallejo de Orbó es un poblado minero creado a principios del siglo XX para albergar una colonia de trabajadores. Esta colonia llegó a contar con casi 2.000 habitantes, estando dotada de alumbrado eléctrico, saneamiento y distintos servicios en relación con el comercio, la educación o el ocio.

La titularidad de estas infraestructuras corresponde actualmente a la Asociación para la Recuperación del Patrimonio Industrial del Norte (ARPI). Esta asociación tiene como objetivo preservar y difundir todo este legado, posibilitando e impulsando, asimismo, su visita pública como extensión de las visitas que en la actualidad tienen lugar en el Centro de interpretación de la minería dependiente del Ayuntamiento de Barruelo de Santullán.

Las acciones objeto de esta subvención para el desarrollo y ejecución del proyecto serán las realizadas entre enero de 2021 y noviembre de 2022 y se inician con un estudio histórico previo y control arqueológico.

Así, en el Pozo Rafael se llevará a cabo el montaje y desmontaje de andamios, la colocación y soldaduras de cerchas y chapa de cubierta con trabajos de albañilería, enrejados de huecos, enderezado de cierre perimetral, limpieza y acondicionamiento del aljibe, así como la instalación eléctrica.

Por su parte, en la zona de la Bocamina San Ignacio y salida del canal, las actuaciones comprenderán la limpieza y desbroce del entorno, la extracción de lodo por medios mecánicos, la limpieza del interior, la reparación del drenaje, el vallado interior y la reparación de la puerta de acceso. Finalmente, también se actuará en el calero, el horno donde se calcinaba la caliza para fabricar cal.

En todos ellos se llevarán a cabo acciones de interpretación y difusión tales como paneles, infografía, QR, o audioguía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí