El Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA), cuya publicación corresponde al Instituto Nacional de Estadística (INE), cayó un 1,2 por ciento en Castilla y León en el cuarto trimestre de 2021 respecto al trimestre anterior, frente a un +1,1 por ciento en el resto del país.

Se trata del tercer peor dato en la evolución de la confianza empresarial que cayó en cuatro comunidades autónomas, con especial incidencia en Aragón (-1,7 por ciento), País Vasco (-1,4 por ciento) y Castilla y León (-1,2 por ciento) y también en Madrid (-0,2 por ciento). Por su parte, los mayores incrementos se han producido en Canarias (10,1 por ciento), Islas Baleares (6,3 por ciento) y Comunidad Valenciana (2,8 por ciento).

En el caso de Castilla y León, el balance de expectativas (diferencia entre las opiniones de los empresarios optimistas y los pesimistas) se situó en -6,0, frente a los 2,6 puntos en negativo computados en el resto del país y los +7,3 del trimestre anterior.

Esto se debe a que el porcentaje de establecimientos empresariales de Castilla y León que piensan que la marcha de su negocio será favorable en el trimestre que comienza ha pasado del 27,8 por ciento en el trimestre anterior al 18,9 por ciento de este, como en España.

Al mismo tiempo, el porcentaje de empresarios de Castilla y León que opinan que su negocio marchará de manera normal sube al 56,2 por ciento, frente al 51,7 por ciento del anterior, y peor porcentaje que en España, donde se sitúa en un 59,6 por ciento, mientras que los empresarios que se muestran pesimistas sobre la evolución de su negocio es del 24,9 , frente al 22,5 por ciento en el resto del país y al 21,5 del trimestre anterior.

En cuanto a la opinión sobre la situación del trimestre que comienza, el balance de la situación (diferencia entre las opiniones de los empresarios optimistas y los pesimistas) es de +2,8 puntos, frente a 2,3 puntos negativos en el resto del país y los -5,7 puntos del trimestre anterior.

En este caso, el porcentaje de establecimientos empresariales de Castilla y León que piensan que la marcha de su negocio es favorable se ha situado en el 25,4 por ciento (20,3 por ciento en el resto del país), 22,6 por ciento en el trimestre anterior.

Por su parte, un 22,6 por ciento lo ve desfavorable, al igual que en España, cuando en el trimestre anterior esta opinión fue del 28,3 por ciento de los consultados en Castilla y León.

Además, el porcentaje de empresarios de Castilla y León que opina que su negocio marcha de manera normal se ha situado en el 52,0 por ciento (57,1 por ciento en España), y mejora el 49,1 por ciento del trimestre anterior.

A nivel nacional, el Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA), cuya publicación corresponde al Instituto Nacional de Estadística (INE), subió un 1,1 por ciento en el cuarto trimestre del año en relación al trimestre anterior, su menor alza desde el tercer trimestre de 2020.

Esta subida se ha moderado en más de 11 puntos respecto al incremento registrado en el tercer trimestre, cuando la confianza empresarial se disparó un 12,3 por ciento, su mayor repunte desde 2013, año en el que el organismo estadístico empezó a publicar esta encuesta.

En todo caso, con la subida de la confianza en el cuarto trimestre, este indicador acumula cinco trimestres consecutivos en positivo después del avance del 10,5 por ciento que se registró en el último cuarto de 2020, y de las subidas del 3,6 por ciento, del 5 por ciento y del 12,3 por ciento del primer, segundo y tercer trimestre de 2021, respectivamente.

El repunte de la confianza empresarial registrado en el cuarto trimestre es resultado de la mejora del indicador de situación, ya que el de expectativas empeoró ligeramente.

En concreto, el balance de expectativas (diferencia entre las opiniones de los empresarios optimistas y los pesimistas) se situó en -2,6 puntos, frente al descenso de 0,9 puntos registrado en el trimestre anterior.

Esto se debe a que el porcentaje de establecimientos empresariales que piensan que la marcha de su negocio será favorable entre octubre y diciembre de este año se ha situado en el 18,9 por ciento, cifra inferior a la del trimestre anterior (21,6 por ciento).

Al mismo tiempo, el porcentaje de empresarios que opinan que su negocio marchará de manera normal ha aumentado hasta el 59,6 por ciento, mientras que los empresarios que se muestran pesimistas sobre la evolución de su negocio han bajado desde el 22,5 por ciento del trimestre anterior al 21,5 por ciento.

MEJORA LA PERCEPCIÓN SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL

Por su parte, el balance de situación (diferencia entre respuestas favorables y desfavorables respecto al trimestre finalizado) subió seis puntos respecto al trimestre anterior, pasando de -8,3 puntos en el tercer trimestre a -2,3 puntos en el cuarto.

Esta mejora de la percepción sobre la situación actual es resultado del aumento de establecimientos empresariales que piensan que su negocio evolucionó de manera favorable y normal en los tres últimos meses y del descenso de los que opinan que se comportó de manera negativa.

Así, en cuanto al trimestre ya finalizado (tercer trimestre de 2021), el ICEA muestra que el 20,3% de los establecimientos empresariales tienen una opinión favorable sobre cómo funcionó su negocio en esos tres meses, frente al 22,6% de establecimientos que han apreciado una evolución desfavorable en este periodo y al 57,1% que hablan de normalidad.

Estos porcentajes fueron del 18,8%, del 27,1% y del 54,1%, respectivamente, en el trimestre anterior.

El ICEA, que tiene una periodicidad trimestral y es comparable a nivel europeo, se elabora a partir de una muestra representativa de establecimientos empresariales.

Durante el cuarto trimestre de este año, la confianza empresarial aumentó en casi todos los sectores económicos y tamaños de empresa y en 13 comunidades autónomas.

TRANSPORTE Y HOSTELERÍA, DONDE MÁS SUBE LA CONFIANZA

Así, de acuerdo con los datos de Estadística, de los cinco sectores económicos analizados, los que más elevaron la confianza en el cuarto trimestre fueron transporte y hostelería (+6,1%) y otros servicios (+1,1%), seguido de la construcción (+1%) y el comercio (+0,1%). Por contra, la industria recortó su confianza un 0,7% en el cuarto trimestre.

En cuanto al tamaño de los establecimientos, la confianza mejoró sobre todo en las empresas de menor tamaño. Así, subió un 1,8% en las de menos de 10 asalariados y en las de 50 a 199 trabajadores. Les siguieron las empresas de 10 a 49 asalariados (+0,9%) y las de 200 a 999 trabajadores (+0,5%). Por contra, la confianza se desplomó un 2,3% en las de un millar o más de asalariados.

Para la elaboración de este indicador se toma como referencia metodológica la OCDE, el Ifo alemán y, sobre todo, el Tankan japonés, que elabora el Banco Central del país nipón.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí