Crítica teatral de la obra ‘Voltaire’ de Juan Mayorga, que puede verse en el Teatro Quique San Francisco de Madrid hasta este domingo, con el actor palentino Pablo Quijano Herrero

 

Texto: Estela Cayón Rebanal. Fotografía: Álex Díaz | Madrid

La palabra es la clave de las obras de Juan Mayorga. El dramaturgo, que acostumbra a llevar a escena grandes dilemas filosóficos de manera sencilla y estimulante para el público, apela en ‘Voltaire’ a repensar en torno al concepto de la tolerancia y lo que no es tolerable. ¿Puede ser tolerada la intolerancia? ¿Hasta qué punto la libertad individual debe asegurarse cuando puede ir en contra de los intereses de la ciudadanía como colectivo? ¿Es un acto compasivo la tolerancia o suele esconder intereses individuales? Estas y muchas otras reflexiones son las que suscita esta obra, que se enmarca dentro de la iniciativa Teatro Urgente y se representa estos días en Madrid.

Para esta ocasión, la dramaturgia de Mayorga se une de nuevo a la maestría en la dirección de Ernesto Caballero. Doce años después de poner a la crítica en pie con ‘La Tortuga de Darwin’, ambos se unen en un trabajo que destila los fundamentos del teatro en toda su esencia.

Con cero artificios y una escenografía minimalista, el protagonismo se lo lleva la palabra pronunciada a través de un elenco que desarrolla un trabajo medido, poderoso y ajustado a ella. Tábata Cerezo, Alberto Fonseca, Karina Garantivá y Pablo Quijano son las personas responsables de poner voz al texto imaginado por el autor, y que están acompañadas por una iluminación que quizá podríamos denominar como el quinto protagonista.

En ‘Voltaire’ nada es lo que parece. Quien se acerca al teatro con la idea de conocer más acerca de alguna obra del filósofo o para ver representado algún pasaje de su vida, se verá contrariada. Pero no decepcionada, ya que la propuesta capta al vuelo las dudas, inteligencia y contradicciones que todas tenemos dentro. El texto es una adaptación de tres piezas breves que Mayorga ha recopilado en Teatro para minutos (Ñaque, 2010): Voltaire, Tres anillos y 581 mapas. Se trata de un juego entrecruzado de metateatro en el que el poder, la seguridad o la justicia son confrontadas con el concepto de tolerancia y sus diferentes derivas.

Voltaire, filósofo francés, es reconocido por su oposición a los fanatismos y reputado personaje ilustrado defensor de la razón y la ciencia. Ferviente opositor a la Iglesia, el folclore y sus mandatos sociales, sus argumentos también tienen luces y sombras, algo que se evidencia en la propuesta teatral. Las historias que nos presentan los cuatro personajes en escena nos apelan directamente. Plantean dilemas que todas hemos experimentado y no ofrece respuestas claras. ¿Acaso hay una respuesta correcta ante problemas complejos?.

De la unión de la filosofía, la poesía, la historia y otras áreas del pensamiento con el teatro, nace la iniciativa Teatro Urgente, en la que se enmarca la puesta en escena de esta obra. Impulsada por Ernesto Caballero y Karina Garantivá, Teatro Urgente busca tender puentes entre diferentes disciplinas y posicionar al teatro como el gran foro ciudadano. El lugar de las preguntas, y no tanto el de las respuestas seguras.

La dirección, escenografía, iluminación y trabajo interpretativo que presenciamos en ‘Voltaire’ se ajustan a la excepcionalidad y brillantez del texto. Están a la altura, y esto no es menor. Juan Mayorga es uno de los mejores dramaturgos de la escena española y europea actual, y esta propuesta no hace más que corroborarlo.

Este madrileño nacido en 1965 ha escrito una gran cantidad de obras dramáticas que destacan por su originalidad, su profundidad en lo que se refiere al discurso y su capacidad por observar las pasiones humanas. Estamos ante el autor español vivo más representado fuera de nuestras fronteras.

Analizar la obra de Mayorga es darse un paseo por todas las inquietudes del ser humano desde el inicio de los tiempos. El autor gusta de cuestionar al público y hacer ver que tanto lo bueno como lo malo forma parte de cada persona, forzando a que se reconozcan en las pasiones más bajas y las actitudes menos elogiosas.

Es un dramaturgo contemporáneo que trata los temas de los grandes clásicos: la felicidad, la belleza, la realización personal, la crueldad del ser humano… En esta ocasión le toca el turno a la tolerancia y, como siempre, todo contextualizado en el tiempo presente, sin dejar de lado ni obviar el momento en el que vivimos. ‘Voltaire’ es una muestra más de que el teatro de Mayorga forma parte de esos clásicos vivos que esperamos siga dando sus frutos. Podrá disfrutarse hasta este domingo 7 de noviembre en el Teatro Quique San Francisco de Madrid.

PABLO QUIJANO HERRERO:

Con solo 24 años, Pablo Quijano (Saldaña, 1996) es un actor, guionista y director que está labrándose una interesante carrera en la escena dramática y cinematográfica española. Este 2021 es un año importante para Quijano, que ha debutado como director teatral con ‘La gaviota o los hijos de’, una versión libre del clásico de Chejov; ha estrenado su primer corto, ‘Marinera de luces’, y representa en Madrid a uno de los personajes de ‘Voltaire’, entre otras. Formado con grandes profesionales del mundo de la interpretación y dirección, Quijano ha pasado por la Seminci 2021, con una nominación a la Espiga Arcoiris.

Estela Cayón Rebanal es periodista especializada en teatro y comunicación cultural. Colaboradora de PaCO Magazine en Madrid. lafuncionvaacomenzar.wordpress.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí