«Llegará un momento en el que volveremos atrás. Esa burbuja estallará y volveremos a darnos cuenta de lo que de verdad importa». Así vaticina el equipo de profesores de la Escuela de Arte Mariano Timón, con su directora Aránzazu Rebollo a la cabeza, el cambio de ciclo al que se dirige la sociedad, acelerado por la pandemia. La vida en las grandes urbes comienza a ser insostenible en todos los términos, comenzando por la educación de los jóvenes o su inserción laboral.

Oferta educativa

Volveremos atrás y estaremos preparados. Con esta convicción, enfocada desde una perspectiva positiva, la veterana Escuela de Arte de Palencia -cumplirá cien años en 2022- renueva su oferta educativa para el próximo curso e incorpora dos nuevos Ciclos Formativos de Grado Superior (CFGS): Arquitectura Efímera, en la familia profesional de Diseño de Interiores, e Ilustración, de la familia de Comunicación Gráfica y Audiovisuales.

Una oferta que completa a los CFGS de Joyería Artística y Ebanistería Artística, el Bachillerato de Artes -único centro de la provincia con esta especialidad, y la gran seña de identidad de nuestra escuela a nivel nacional: el Grado en Conservación y Restauración de Bienes Culturales Textiles, único centro del país que imparte esta Enseñanza Artística Superior (equiparable en la práctica a un título universitario).

La nueva oferta trata de dar respuesta a la demanda de los jóvenes y del mercado laboral, más vinculada con el mundo de la imagen y la publicidad. «Arquitectura Efímera está orientada a instalaciones en ferias, teatros, escenografía de espectáculos, salas de exposición o incluso escaparatismo, para apoyar al comercio local, tan importante. Y no cabe duda que Ilustración les abre un abanico amplio en el mercado laboral», detalla la directora.

Objetivos

Uno de los objetivos es que el talento no tenga que marcharse fuera. «Nuestros estudios permiten una autonomía a la hora de crear empleo. Un joyero, ebanista o ilustrador, por ejemplo, puede crear su negocio desde el mundo rural o una ciudad pequeña sin precisar grandes inversiones, relacionándose con sus clientes a través de Internet, con un coste menor y una calidad de vida superior, lo que favorece la creatividad», destaca Aránzazu, convencida de que los oficios artísticos y artesanales «son fundamentales» y no debemos permitir su desaparición.

A pesar de la importancia que la Escuela de Artes y Oficios ha tenido en la historia de Palencia, son muchos los palentinos que desconocen la oferta y actividad del centro, razón por la que se proyectan curso tras curso acciones de divulgación como las que se desarrollan este mes: la entrega de los Premios Mariano Timón el 4 de junio (esta vez en formato virtual), exposiciones de los trabajos de sus alumnos (este mes en la Biblioteca Pública de Palencia) intercambios con escolares de Primaria y acciones artísticas con la ciudad, un campo en el que quieren avanzar una vez se recupere la normalidad.

«Tras la creación de nuestro nuevo muro, diseñado por Javier Román y Fernando Sánchez con la colaboración de todo el centro, nos han contactado numerosas escuelas y Ayuntamientos para salir a pintar murales. Tenemos claro que la escuela está al servicio de la sociedad palentina» y gracias a estas acciones se captará el interés de niños y adolescentes con aptitudes artísticas. Visitar la exposición de la Biblioteca Pública este mes es una estupenda manera de acercarse a la labor de esta veterana escuela, auténtica incubadora de talento palentino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí