Varios ciudadanos de Palencia echan mano de sus teléfonos móviles para dejar constancia de siniestros en los que una parte se marchó

El teléfono móvil se ha convertido en un elemento que casi todos llevamos encima. En unos casos para distraernos, en otros para comunicarnos y en circunstancias como las vividas por dos conductores en Palencia, para solventar sendos accidentes.

Y es que en las últimas horas, según el parte de sucesos de la Policía Local, las evidencias que se han mostrado a través de los teléfonos móviles han servido a los agentes para iniciar los procedimientos de atestados. Porque una parte implicada en los choques o no se había dado cuenta de lo sucedido o prefirió abandonar el lugar antes de dar explicaciones y datos.

Así, a las 12,30 horas de ayer una agente de la Policía Local de servicio recibió de un particular unas fotografías. En ellas se podían comprobar los daños que un vehículo le había realizado a otro durante las maniobras de estacionamiento. Con esas evidencias, la agente comunicó lo ocurrido al Servicio de Atestados. Este servicio recibió posteriormente la llamada de la persona causante de los desperfectos en el otro vehículo. Aseguró que no se había enterado de lo que había ocurrido hasta que llegó a casa. Un gesto loable, en todo caso, puesto que se puso en contacto sin llegar a mediar un requerimiento policial, que de todos modos tenía ya sobre la mesa las pruebas del accidente.

A la fuga.

Precisamente esa misma tarde, otro conductor tuvo que hacer uso de la cámara de su teléfono para dar fe de otro accidente. En este caso en la calle Bailén de la capital (barrio de San Antonio). El ciudadano se personó en el cuartel de la Policía Local para denunciar que ha tenido un accidente vial de daños materiales con otro vehículo y este no le ha facilitado los datos. Presentó video y fotos del siniestro del que el equipo de atestados se hizo cargo.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí