Imagen del Ayuntamiento de Guardo.

El Consistorio norteño, que vio cómo hace unos meses no pudo comprar cuatro furgonetas eléctricas ahora buscará cuatro diésel y por renting

O. H.

El Ayuntamiento de Guardo ha cambiado de idea o la situación le ha hecho repensar la idea inicial que tenía. En consistorio norteño lanzó en otoño del pasado año un concurso para comprar cuatro furgonetas. Y todas ellas debían ser eléctricas.

Pero el aumento de los precios, la falta de stocks y las peculiaridades de los vehículos eléctricos hicieron que ninguna empresa se presentase a ese concurso. Sin embargo, el Ayuntamiento necesita sustituir los vehículos de trabajo que tiene en la actualidad, algunos con muchos años.

Así que ha cambiado dos ideas. Ya no optará a furgonetas eléctricas ni tampoco las comprará.

Ahora acaba de sacar a concurso el suministro, por medio de un renting de esas cuatro furgonetas, que serán diésel, de como mínimo 110 cv.

Por renting

Es cierto que el dinero que está dispuesto a pagar ahora el Ayuntamiento de Guardo similar al que ofreció en 2021 por la compra y que ahora se trata de un alquiler a cuatro años vista, tras los que deberá devolver los vehículos. Pero también que con los 86.000 euros más IVA (104.544,00 €) que ha marcado como máximo se garantiza una serie de servicios que de otra forma tendría que pagar.

Así, el Ayuntamiento estima que cada una de sus cuatro furgonetas recorrerá al cabo del año 12.500 kilómetros. Todo lo que se pasen de ahí habrá que tarifarlo a parte, a un máximo de 5 céntimos el kilómetro superado. Pero es que el Ayuntamiento se olvidará de las revisiones, de los impuestos y de los seguros, ya que todo correrá a cargo de la empresa que le suministre estos vehículos.

También se dejará de pensar en reparaciones y,  “en caso de siniestro, robo o avería cuya reparación suponga una inmovilización del vehículo, la empresa adjudicataria deberá poner a disposición del ente, en un plazo máximo de 24 horas un vehículo de las mismas o superiores características”.

Hasta de las multas se puede olvidar, si estas sanciones dependen del estado en el que se encuentre el vehículo o de la documentación del mismo. Si es por el incorrecto uso de los trabajadores, la multa la gestionará el Ayuntamiento.

Menos plazo de entrega

Otra de las ventajas de este alquiler, que tendrá como precio máximo unitario de 450 euros al mes, es la disponibilidad casi inmediata, aspecto difícil de conseguir con la adquisición de un vehículo.

Y es que el Ayuntamiento de Guardo pretende que en un mes desde que se adjudiquen las cuatro furgonetas, sus empleados puedan hacer uso de ellas.

Renting

El uso del renting por parte de las administraciones palentinas no está aún demasiado extendido en lo que a vehículos se refiere. Sin embargo, ya se han dado casos recientemente.

Por ejemplo, en el Ayuntamiento de Palencia, que la pasada primavera estrenó dos vehículos policiales de patrulla incorporados por este mismo método.

Ahora es el Ayuntamiento de Guardo el que adopta este camino para, ahora sí, lograr renovar su parque móvil.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí