El concurso para comprar cuatro furgonetas para el Ayuntamiento de la localidad norteña no recibe ninguna oferta. Lo volverá a sacar en 2022 en diésel o eléctrico, según las circunstancias

El Ayuntamiento de Guardo se queda, por ahora, sin las cuatro furgonetas eléctricas que tenía previsto adquirir. Y es que, finalizado el plazo de presentación de ofertas, el Consistorio guárdense no ha recibido ni una sola propuesta para suministrarles hasta cuatro vehículos de este tipo.

“Es cierto que el precio de licitación era bastante ajustado. Para unas furgonetas diésel estaba muy bien, pero para unas eléctricas… Estábamos esperando que salieran al mercado algunos modelos más económicos que las que hay actualmente. Pero finalmente no han sido comercializados, por lo que con ese precio era  complicado”, explica Juan Jesús Blanco, alcalde de Guardo.

El precio de licitación era de unos 21.000 euros (sin impuestos) por cada una de las cuatro furgonetas eléctricas.

Circunstancias en 2022

La idea es, por ahora, esperar. Darse mus, a la espera de que a lo largo del año 2022 se pueda volver a lanzar de nuevo la licitación. Lo no gastado ahora se incorporará al remanente de presupuesto para poder usarlo el año que viene.

“Veremos si, como esperamos, se dan las circunstancias propicias y las marcas sacan modelos eléctricos más económicos”, apunta el regidor que no lo fía todo a lo eléctrico. “Hay que establecer un equilibrio”, declara al pensar en lo que se pretende hacer y lo que se puede hacer en la vertiente económica. El Ayuntamiento asume que los eléctricos tienen un sobrecoste. Pero si este es exagerado, optará por otro tipo de vehículos más económicos.

En cualquier caso, la idea es seguir apostando por las furgonetas eléctricas. “Los eléctricos, para el tipo de uso que se dan en el Ayuntamiento vienen muy bien, puesto que durante las noches están parados y pueden cargarse en un enchufe normal”. Sobre la incorporación de cuatro unidades, el planteamiento viene dado por la necesidad de achatarrar dos. Con ellos se recibirá una ayuda económica al cambiar viejos vehículos por unidades eléctricas. También porque como detalla Blanco “hay algunos trabajadores que hoy por hoy están utilizando sus propios vehículos para labores municipales”.

Desde el ayuntamiento guárdense destacan que fue uno de los primeros consistorios palentino que incorporaron a su parque de Servicios Municipales un vehículo eléctrico, con la adquisición hace más de una década de un camioncillo de obras. El vehículo tiene una capacidad de carga de 700 kilos y al poco de adquirirlo le acoplaron un salero para el reparto de sal durante el invierno. Su autonomía era de ocho horas de trabajo.

Características de las furgonetas eléctricas.

El Ayuntamiento lanzó en septiembre el procedimiento para adquirir cuatro furgonetas eléctricas iguales, dos de las cuales serían destinadas a carga y la otras dos para el movimiento de los trabajadores, puesto que tendrían que tener como mínimo cuatro plazas.

Todas irían al parque del servicio de obras del Ayuntamiento, y deberían tener incluso luces de tipo V-2 para señalizar el vehículo en situaciones de inmovilización. En la parte eléctrica, las especificaciones establecían un motor eléctrico de una potencia mínima de 44 kw,. También que la batería del vehículo fuera en propiedad, con una capacidad mínima de 40 kwh y que la autonomía sea, como poco, de 170 km en ciclo WLTP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí