La A-67 seguirá cortada entre Amusco y Frómista a pesar del puente
Imagen del corte de la A-67 a la altura de Frómista, en la calzada contraria a la que está ahora afectada.

Las obras que se están ejecutando en el viaducto sobre el Canal de Castilla en la calzada en sentido norte obligan a mantener el desvío por la N-611

O. H.

El puente de Todos los Santos, uno de los que tradicionalmente más desplazamientos concentra a lo largo del año, por la tenencia de los emigrados a otras provincias a volver a Palencia a honrar a sus difuntos, no evitará que la A-67 siga cortada entre Amusco (PK 30) y Frómista (PK-39).

Las obras que se están ejecutando en el tablero del viaducto de la calzada en sentido norte no permitirán reabrir para esta festividad del paso sobre el Canal de Castilla en las inmediaciones de Frómista, por lo que la circulación, que desde hace unos días permanece cortada en esta calzada, seguirá así. A pesar de los 79.000 desplazamientos de largo recorrido que se esperan desde las 15 horas de mañana hasta la tarde del martes.

Porque aunque Carreteras se comprometió a que, en la medida de las posibilidades, abriría la calzada durante los fines de semana en verano y en las épocas de mayor circulación, las actuaciones no permiten el paso de la circulación. Ni siquiera con limitaciones como ha ocurrido semanas atrás cuando se restringía el paso de vehículos por esta calzada en un solo carril establecido en el centro, dejando la parte exterior, junto a los pretiles, expeditos para el trabajo de los operarios.

Desvío

Debido a esto, los conductores que transiten en sentido norte tendrán que abandonar la A-67 en la salida Amusco-Piña para, casi 10 kilómetros después, volver a incorporarse en Frómista. Un tránsito que se hace a través de una travesía, la de Piña, y una zona afectada por los trabajos del AVE a Cantabria, puesto que de las fincas anexas a la N-611 entre Piña y Frómista se están extrayendo áridos para el ferrocarril. Esto conlleva un mayor tránsito de camiones de obras, aunque durante el puente festivo se reduzca notablemente.

La mayor circulación que esta recibiendo la N-611 está afectando también a su piso. De forma más notable en el enlace entre esta y la A-67, que Carreteras se ha visto obligada a reasfaltar recientemente. Sin embargo, la glorieta de la N-611 donde se toma el desvío a la A-67 presenta un buen número de blandones de los que supuran áridos mezclados con agua.

Es por ello que desde la DGT, aconsejan a los conductores que vayan a transitar por dicho tramo en sentido Santander que eleven su nivel de atención y “reduzcan  progresivamente sus velocidades a fin de prevenir posibles colisiones por alcance”.

El tramo inverso de la A-67, es decir,  el tramo sentido Palencia, desde Frómista hasta Amusco, continuará abierto al tráfico durante este próximo puente sin ningún tipo de afección. De hecho, ya fue el tramo que estuvo cerrado durante diez meses desde que se descubrieron problemas estructurales en el viaducto gemelo a la que se está arreglando ahora.

Corto recorrido y luces

Además de los desplazamientos de largo recorrido, no se debe olvidar de que este es un puente de cortos recorridos. De un pueblo a otro, por carreteras secundarias.

Por ello, desde la DGT se insta a mantener la atención también en esos cortos recorridos entre localidades. Además, este año el cambio de hora, con el adelanto del ocaso se lleva a cabo apenas unos días antes de la celebración del puente.

Además, la DGT aconseja a los conductores que no disponen de vehículos que van equipados con luces de conducción diurna (LCD), llevar encendido el alumbrado de cruce mientras se conduce durante el día, ya que son más visibles.

Debido a la importancia que tienen las luces en la conducción, “la Unión Europea aprobó una Directiva Comunitaria que obliga desde febrero de 2011 a todos los vehículos que salen de fábrica a ir equipados con sistemas LCD, que llevan lámparas de bajo consumo y cuyo encendido se produce automáticamente con el arranque del coche”, explican desde la DGT.

Diversos estudios, concluyen que un vehículo que circula con las luces encendidas es percibido a una distancia de 240 metros, mientras que si el vehículo no lleva las luces encendidas, esa distancia de percepción se reduce a menos de la mitad. Además, las estimaciones de distancia de seguridad, detección y velocidad son también más seguras y se mejora la identificación de los coches.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí