La calefacción de biomasa permitiría a una familia ahorrar 1.000 euros al año frente a la energía procedente de combustibles fósiles, que se ha encarecido en un año un 66 por ciento como así lo acredita el precio del gasóleo de calefacción, que ha pasado de 0,515 euros hace un año a 0,855 euros el pasado mes de octubre.

Por el contrario, los precios de los biocombustibles sólidos para uso doméstico se mantienen en unos rangos “muy contenidos” a lo largo de los años, como muestra el Índice de Precios de la Biomasa que elabora la Asociación Española de la Biomasa (Avebiom) de forma trimestral desde 2012.

Así, por ejemplo, el pellet distribuido a granel en camión cisterna tiene un precio hoy de 256,62 euros por tonelada, mientras que hace un año era de 255,77 euros mientras que la astilla forestal acondicionada para uso doméstico, el precio es “aún más competitivo” para el usuario, con una media histórica de 110 euros la tonelada, incluido el
transporte.

Según los cálculos realizados por Avebiom, dos kilos de pellet contienen la misma energía que un litro de gasóleo, por lo que una familia que consuma 3.000 litros de gasóleo al año, ahorraría más de 1.000 euros si lo sustituyese por pellets. El ahorro sería aún mayor si
el cambio es a astilla, cuya equivalencia energética es de 2,5 kg de astilla por litro de gasóleo, por lo que el ahorro sería de más de 1.700 euros en la factura anual.

Por su parte, la OCU ha elaborado recientemente una comparativa entre sistemas de calefacción para una vivienda de 90 metros cuadrados en una región fría y a la cabeza se sitúan los equipos de pellets, seguidos de las bombas de calor y el gas natural.

Según recuerda Avebiom, en la actualidad, la industria de la bioenergía dispone de calderas y estufas para uso doméstico de elevadas prestaciones y eficiencia, automatizadas y con emisiones “prácticamente nulas”.

En la actualidad, la biomasa supone el 14 por ciento del total de la calefacción en España y el parque nacional de equipos de calefacción alimentados con biocombustibles sólidos superará las 440.000 unidades a final de año además de que la biomasa aporta más del 80 por ciento de toda la energía renovable en la Unión Europea, “más que la suma de lo que aportan la solar, la eólica y la hidráulica juntas”.

El presidente de Avebiom, Javier Díaz, considera que la volatilidad del precio del gasóleo y “la preocupación continua” por la seguridad del suministro “no son buenos argumentos para seguir apostando por su uso”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí