Imagen de una prueba realizada por la DGT de una ITV en carretera. REVISTA TRÁFICO
-Publicidad-

En Palencia tiene previsto realizar 250 de estos exámenes al año de los 15.000 de todo el país

Entre cada inspección técnica de vehículos pueden pasar años, si los vehículos son nuevos (dos, si tienen más de 4 años en el caso de los turismos) o solo seis meses si de lo que se habla es de vehículos industriales. Tiempo más que suficiente, entiende la DGT siguiendo las recomendaciones de la normativa europea, para que esos vehículos se estropeen y no cumplan con las medidas de seguridad o de respeto al medio ambiente estipulado. ”A efectos de seguridad vial y protección del medio ambiente, la inspección técnica periódica de los vehículos industriales no es suficiente, por lo que es necesario realizar inspecciones técnicas selectivas en carretera para controlar el adecuado mantenimiento de los vehículos en circulación”, señalaba, ya hace unos años, la DGT.

Por eso, ahora la Dirección General de Tráfico ha comenzado un proceso que terminará con la contratación de un servicio de realización de ITV en carretera que, de momento va dirigido a los vehículos industriales. A saber, camiones, tráilers, autobuses, tractores que circulen a más de 40 km/h, pero también turismos mixtos y furgonetas con una MMA inferior a los 3.500 kilos.

Si hay deficiencias, paga el propietario

Será a ellos a los que se les someterá a inspecciones técnicas en carretera, entendiendo esta como “la inspección técnica no anunciada, y por tanto inesperada, de un vehículo comercial que circule en el territorio nacional, efectuada en la vía pública por la autoridad competente en materia de tráfico o bajo su supervisión”. A diferencia de las inspecciones técnicas de vehículos habituales, que son competencia de las administraciones autonómicas, esta queda encargada a la Junta Central de la DGT.

En esas ITV a pie de carretera se podrán hacer las mismas comprobaciones que en las estaciones. Y, según el Real Decreto 563/2017, de 2 de junio, “en caso de que, tras la realización de estas inspecciones más minuciosas, se acreditara que la deficiencia es constitutiva de una infracción, todos los gastos derivados de aquéllas, incluyendo, en su caso, los de inmovilización, traslado y depósito, correrán de cuenta del titular o arrendatario a largo plazo del vehículo”. En caso de que todo esté correcto, la inspección será a cuenta de la Administración.

Aleatorias, pero no tanto

Lo cierto es que aunque las ITV en carretera vayan a ser aleatorias, ese Real Decreto establece que hay que buscar un objetivo: los no cumplidores: “Para evitar una carga y unos costes administrativos innecesarios y reforzar la eficacia de las inspecciones, se deben inspeccionar prioritariamente los vehículos explotados por empresas que no cumplen las normas de seguridad y protección del medio ambiente, y recompensar a los vehículos de transportistas responsables y preocupados por la seguridad y a los vehículos cuyo mantenimiento sea correcto, sometiéndolos a inspecciones en carretera menos frecuente”.

Es decir, se realizará una base de datos en la que se incluirán las todas las inspecciones técnicas de los vehículos industriales y se valorarán los riesgos de incumplimientos de cada empresa en base a los irregularidades o fallos detectados en el pasado. A más infracciones, más posibilidades de que le sometan a una ITV en carretera.

15.000 pruebas al año en España, 250 en Palencia

La estimación del contrato, que está distribuido en tres lotes geográficos es que a lo largo del mismo 24 meses con opción a otros 24, se realicen 15.000 de estas inspecciones. De ellas, al menos, 250 en la provincia de Palencia que comparte lote y por tanto 5.000 inspecciones al año con otras 19 provincias.

Curiosamente, en la pasada campaña Truck&bus, ejecutada en Castilla y León por la Guardia Civil, ninguno de los camiones o autobuses inspeccionados, de forma visual, fueron sancionados por algo relacionado con la ITV.

Cabe señalar que, hasta ahora, lo que los agentes de la Guardia Civil o los funcionarios autonómicos de Transportes hacían (y podrán seguir haciendo) es realizar inspecciones iniciales y en el caso de dudar sobre si hay algún aspecto cumple con la normativa en esos vehículos comerciales, les remitían a la Estación de la ITV más cercana en el sentido de su marcha o hasta 30 km si es en otra dirección.

Las inspecciones

Para que las inspecciones sean lo más parecidas a las que se hacen en las estaciones, cada unidad móvil deberá ser una furgoneta específica dotada de remolque debidamente acondicionada de manera que una parte pueda ser destinada a la cumplimentación o inspección de documentación, así como al archivo de la misma. Además, deberá estar provista de un medidor de faros especial de carretera, con caudalímetro para medir luces delanteras y traseras, un opacímetro portátil para medir los niveles de humos de los vehículos y un medidor de CO2, así como una báscula de 18tn por eje que sea portátil.

De igual modo, deberá incorporar un frenómetro para medir la intensidad del sistema de detención, una cámara termográfica, un detector de holguras en la dirección y la suspensión, así como una especie de dron con cámara para poder inspeccionar los bajos de los vehículos, al no disponer de foso. No deberán faltar herramientas, varas de medir, calibres, metros, flexómetros, plomadas, sonómetros, pirómetros para medir la temperatura del cárter y un simulador de velocidad para conectar a los tacógrafos digitales, entre otros. En definitiva, una estación de la ITV montada en una furgoneta.

Las ITV salvan vidas

La DGT realizó sus primeras inspecciones técnicas en carretera en octubre de 2016, pero es ahora cuando, como explica la propia DGT, tiene previsto contratar el servicio de inspección técnica de vehículos industriales en carretera para dar cumplimiento a lo recogido en el Real Decreto 563/2017, de 2 de junio. Y para ello ha abierto un proceso de una consulta preliminar del mercado, “con la finalidad de recabar información que permita preparar correctamente la licitación e informar a los operadores económicos”.

Recientemente la Universidad Carlos III ha publicado un estudio en el que se revela que las Inspecciones Técnicas de Vehículos evitan en nuestro país 539 víctimas mortales y más de 12.000 personas heridas de diferente consideración al año.

Y, sin embargo, el último dato facilitado por la Dirección General de Tráfico apunta a que cada vez es mayor el absentismo en las ITV. Usando datos de AECA-ITV (Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos, en 2021, el 40% de los vehículos que debían pasar la ITV no lo hicieron, es decir, 4 de cada 10. Esta cifra supone un récord de absentismo en la inspección técnica de vehículos, ya que hasta ahora rondaba el 20%.

La ITV está regulada desde el año 1985 y es obligatoria desde 1987. En Palencia hay tres estaciones de ITV, localizadas en la capital palentina, en Herrera de Pisuerga y en Cervera de Pisuerga, además de las unidades móviles que recorren los pueblos para realizar esos controles a vehículos de corto rango de acción, como son los tractores o los ciclomotores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí