La incidencia acumulada del coronavirus en los últimos 14 días en Castilla y León se ha situado, según los datos actualizados este viernes, en 48,8 casos por cada 100.000 habitantes, por lo que ha pasado a nivel de riesgo 1 (bajo) de acuerdo con el semáforo COVID, algo que no sucedía desde que se maneja este sistema de indicadores (noviembre de 2020).

De hecho, si se observan los datos de incidencia acumulada anteriores a esa fecha, actualizados por el Ministerio de Sanidad, la tasa de Castilla y León no se situaba por debajo de los 50 casos por 100.000 desde el 7 de agosto del pasado año (45,2).

La buena evolución de la pandemia en las últimas semanas ha permitido, además del paso a la denominada situación de ‘riesgo controlado’ en cuanto a las medidas sanitarias en toda la Comunidad, el descenso de la tasa de incidencia acumulada a las cifras más bajas desde hace más de un año.

Del resto de indicadores, en el conjunto de la Comunidad solo se encuentran por encima de riesgo bajo la tasa de incidencia acumulada a 14 días de los mayores de 65 años (57 casos por 100.000) y la ocupación de camas de unidades de críticos por pacientes con COVID-19, que se sitúa en el 10,3 por ciento, solo tres décimas por encima del registro que marca el paso a riesgo bajo.

Además, dos indicadores presentan el nivel mínimo de alerta, el denominado de ‘nueva normalidad’, se trata de la positividad global de las pruebas diagnósticas en la última semana (3,6 por ciento) y la ocupación de camas de hospitalización en planta (1,5 por ciento).

En riesgo bajo están también la incidencia acumulada a 7 días en mayores de 65 años (20,7 casos por 100.000) y el porcentaje de casos con trazabilidad (71 por ciento).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí