Las Fuerzas de Seguridad interceptaron a una pareja que huía en un vehículo después de que un comerciante denunciara haber sufrido daños en un intento de robo

Un hombre de 51 años fue puesto a disposición de un juez después de que la Policía Local de Palencia lo detuviera al volante de un coche, le hiciera soplar y diera una tasa de alcoholemia de 0,70 mg de alcohol por cada litro de aire expirado. Una tasa que se considera delito y que le obliga a pasar por delante del juez.

Ese fue el final para este hombre que se había convertido en objetivo de la Policía Local de Palencia desde que se denunciara un intento de robo en un comercio de la capital. Porque el varón, al parecer huía, junto a una mujer, del escenario de un intento de robo.

El parte de la Policía Local de Palencia indica que, en la mañana de ayer, el Cuartel recibió el aviso del dueño de un establecimiento de la calle Blas de Otero, que solicita presencia policial al haber sufrido daños en un intento de robo por parte de una pareja que ya se había ausentado del lugar.

Una pareja.

Tanto los agentes de la Policía Local como los de la Policía Local acudieron a la zona, y siguiendo la descripción que hizo en comerciante de los presuntos asaltantes, se les localizó en las inmediaciones, en el interior de un vehículo, tratándose de un varón de 51 años y una mujer de 47.

De los hechos relacionados con el presunto delito de robo, se hizo cargo el Cuerpo Nacional de Policía, mientras que los agentes de la Policía Local, al tener la sospecha de que el hombre, que se encontraba al volante, presentaba signos de encontrarse bajo los efectos del alcohol, le sometieron a un control de alcoholemia. El resto, ya es sabido: 0,76 mg/l (por encima de los 0,60 que es la tasa penal) y la instrucción de las correspondientes diligencias para el Juzgado de Guardia. El vehículo fue además retirado por el servicio municipal de grúa.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí