-Publicidad-

La mayoría de las empresas palentinas mantiene contratos de Obligado Servicio Público que no contemplan la revisión de costes

“Es de lo poco que quedaba tras la pandemia y ahora nos aprieta el alza de los carburantes”, se lamenta Luis Vallejo, presidente de Upevi, la patronal palentina del sector del transporte de viajeros, al hablar de los contratos con la administración.

Vallejo descarta por eso mismo la huelga o el paro patronal como sí se ha realizado en parte del transporte de mercancías y que ya se nota, si no en los supermercados sí en las carreteras palentinas. “Todos o casi todos tenemos contratos con la Administración que son de Obligado Servicio Público y no podemos dejar de prestarlos”.  Se refiere a las líneas regulares, al transporte a la demanda y a los transportes escolares que cada día llevan a miles de niños palentinos desde su localidad a su colegio o instituto de referencia. Contratos en los que, según Vallejo “no hay cláusulas de revisión de precios”.

Y los contratos no se firmaron ‘ayer’. Por poner los más cercanos en el tiempo, hay líneas escolares que se adjudicaron el pasado mes de agosto, justo antes de comenzar el curso y cuando el carburante estaba mucho más bajo. Eso las más recientes, porque otras se adjudicaron ya hace varios años.

De tabla de salvación a lastre

De esta forma, la tremenda subida de los carburantes experimentada en lo que va de año, pero especialmente en las últimas semanas puede llegar a ahogar a las empresas palentinas del transporte de viajeros vinculadas a este tipo de contratos que, habitualmente, son la tabla de salvación de las mismas durante los meses en los que no hay o se reduce de forma considerable los viajes discrecionales. Esto es, los que se contratan por particulares o por colectivos pero que no son reiterativos. Lo que se suele determinar como las excursiones.

En esa parte del negocio sí se podrá repercutir parte de la subida de los carburantes, porque son contratos que se hacen por viajes, y en los momentos previos a realizarlo, por lo que se puede ajustar más el precio a los costes.

En cambio, en los contratos a largo plazo, con la administración pública, “si nadie lo remedia, nos tendremos que asumir esa subida”, lo que hará peligrar la supervivencia de algunas empresas, opina Vallejo que asegura que Upevi ya está en conversaciones con la Fecalbus, la federación regional del sector para tratar de llegar a una solución y negociar, especialmente con la Junta de Castilla y León una salida a estas complicada situación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí