Obispos proponen hablar de desigualdad entre hombre y mujer y «capacidades afectivas» en la asignatura de Religión

Los obispos españoles han sacado a consulta una propuesta de currículo de la clase de Religión en la que plantean que los alumnos se comprometan con la «denuncia» y «erradicación» de la «desigualdad entre varones y mujeres» y aprendan a desarrollar sus «capacidades afectivas».

Así se desprende de la propuesta de los obispos para el nuevo currículo de Religión Católica de las etapas de Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria, publicada este lunes.

Fuentes del Ministerio de Educación han señalado a Europa Press que llevan dos semanas manteniendo «reuniones, conversaciones y cruces de documentos» entre la Conferencia Episcopal Española y el departamento que dirige Pilar Alegría, sobre el currículo de la clase de Religión. Si bien, las mismas fuentes han precisado que la propuesta de los obispos no es vinculante y que lo vinculante será lo que decida el Ministerio.

Por su parte, fuentes de la CEE precisan a Europa Press que la propuesta publicada este lunes es «un borrador del diseño curricular elaborado a partir de la estructura que exige la LOMLOE para todas las asignaturas», y se ha hecho público para que los participantes del mundo educativo puedan realizar «sus aportaciones».

En concreto, en su propuesta para Infantil, los obispos plantean que los alumnos puedan «descubrir, desarrollar y expresar la identidad personal a través del conocimiento de su cuerpo y el desarrollo de sus capacidades afectivas y cualidades, mediante la identificación de modelos de personas significativas y figuras bíblicas, para adquirir autonomía en sus actividades cotidianas y hábitos básicos de relación».

También quieren que los niños y niñas aprendan a «desarrollar habilidades sociales y actitudes de respeto, a través de la escucha y comprensión de narraciones bíblicas» para promover «la fraternidad humana» y fomentar el «diálogo intercultural y el sentido de pertenencia».

CONOCER LAS SITUACIONES DE POBREZA

Por otro lado, para los alumnos de Primaria, los prelados proponen proporcionar a los estudiantes «los criterios para el análisis y denuncia de todas las situaciones de marginación o desigualdad entre varones y mujeres», algo que también se plantea para Secundaria, donde proponen que los jóvenes conozcan «todas las situaciones de exclusión o pobreza, de violencia o injusticia, de desigualdad entre varones y mujeres, para proponer la erradicación de esos problemas».

Además, sugieren que los estudiantes aprendan en la clase de Religión católica a construir «su propia identidad y a respetar la de los otros» y a «cooperar a la construcción de sociedades democráticas».

Igualmente, los obispos proponen inculcar en los alumnos de Religión el «compromiso con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODS)» y con los derechos humanos, «en relación con el pensamiento social cristiano y su aplicación a situaciones vitales y sociales».

«Las propuestas de la autonomía personal, la dignidad humana con sus derechos y libertades, la convivencia democrática con valores de justicia y solidaridad, la aceptación de la diversidad cultural y religiosa pueden profundizarse y fundamentarse en los valores propios del mensaje cristiano. El proyecto de Dios anunciado en Jesucristo, la fraternidad universal, proporciona un horizonte trascendente que confirma nuestro compromiso con los ODS y los DDHH», subrayan los obispos en el documento.

Asimismo, proponen contribuir en la clase de Religión a que los alumnos exploren y desarrollen la «dimensión espiritual y moral» porque es «un derecho de todos los niños y niñas, como se reconoce en el artículo 27 de la Convención sobre los Derechos del Niño, articulando la responsabilidad primordial de las familias y de los Estados para garantizar un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social».

SOSTENIBILIDAD DEL PLANETA Y CONSTRUCCIÓN DE LA PAZ

Por otro lado, plantean hablar en clase de Religión de la sostenibilidad del planeta, de la construcción de la paz, de la superación de la violencia y los fundamentalismos, y de la misericordia y el perdón.

También quieren que los alumnos aprendan a apreciar «la riqueza cultural de la Navidad y Semana Santa y otras celebraciones como expresión de la identidad cultural de la sociedad» y que conozcan «el mensaje de Jesús de Nazaret en favor de la igualdad» y «el reconocimiento del papel de las mujeres en la Biblia».

Finalmente, sugieren que los estudiantes sepan desarrollar «un proyecto personal de vida con sentido que responda a valores de cuidado propio, de los demás y de la naturaleza, respetando los de los otros, tomando como referencia a Jesucristo».

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha informado de que, más adelante, publicarán también la propuesta de currículo de Bachillerato, una vez que el Ministerio de a conocer sus borradores y se haya podido completar su elaboración.

Estos textos quieren ofrecerlos a toda la comunidad educativa –familias, profesorado, entidades titulares, asociaciones, sindicatos– con el objetivo de recibir aportaciones de mejora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí