El Puente Mayor de Palencia forma parte de la red viaria que pone en contacto la ciudad con Tierra de Campos y León, bien a través del camino real o de la actual carretera nacional, aunque no siempre tuvo el aspecto actual.

Posiblemente su origen se remonte al siglo XV, ya que podemos encontrar pruebas documentales sobre el cobro de impuestos en el puente en ese siglo.

El puente primigenio, de ocho ojos, tenía un arco en el centro, construido con motivo de la visita de Felipe I a Palencia en 1500, lo que nos indica, también, que es anterior a esa fecha.

El puente, en su origen de aspecto medieval, fue reformado a finales del siglo XVI. El paso del tiempo y las riadas lo había dañado seriamente. Su “reconstrucción” se terminó en 1597 y nos ha permitido conocer la estructura original de la que sólo dos arcos se encontraban en un estado aceptable. Gracias al plano, que acompaña este artículo, la reconstrucción se hizo respetando el diseño original y manteniendo los dos primeros arcos, con el añadido de una nueva puerta.

Se reprodujeron las pilastras con tajamares agudos (en dirección a la corriente) y espolones rectos (en dirección contraria a la corriente).

La novedad recayó sobre la pila segunda, donde se colocó una puerta torre, de estilo renacentista, con decoración de pináculos y bolas escurialenses, en recuerdo del anterior arco.

Archivo Histórico de la Provincia de Palencia. Fondo Luis R. Alonso_Fototipia Thomas_000 (26) Planta y alzado del Puente Mayor sobre el río Carrión en Palencia. Archivo de la Real Audiencia y Chancillería de Valladolid. 1584
Archivo Histórico de la Provincia de Palencia. Fondo Luis R. Alonso_Fototipia Thomas_000 (26) Planta y alzado del Puente Mayor sobre el río Carrión en Palencia. Archivo de la Real Audiencia y Chancillería de Valladolid. 1584

Posteriormente el puente pasó por diversas reparaciones y obras que fueron alterando su estado. En la zona de acceso al mismo se levantó otro arco de piedra, desconocemos en qué fecha, aunque sí sabemos que se desmontó en 1843, y que sus piedras fueron reutilizadas para fortificar la ciudad en pleno conflicto carlista. En 1844 se debió desmontar el otro arco, el de la segunda pila, planteándose la realización de otro nuevo que nunca vio la luz.

A la salida del puente, cerca de donde hoy se encuentra la Dársena, existió una fuente de ocho caños: cuatro de ellos vertían el agua sobre una copa colocada en una pilastra, y los otros cuatro alrededor de la copa (según el diccionario de Madoz). No sabemos cuándo desapareció, pero según Becerro de Bengoa, la copa se ubicaba en el Paseo del Salón en 1874.

Curioso

El puente primigenio, de ocho ojos, tenía un arco en el centro construido con motivo de la visita de Felipe I a Palencia en el año 1500.

Dado el creciente tráfico, el Puente Mayor empezó a quedarse estrecho, dificultado el acceso a la ciudad. El Ayuntamiento, escaso de fondos, cedió su propiedad al Estado en 1875, a cambio de que éste se hiciese cargo de su ensanche, lo que se llevó a cabo en 1881, adquiriendo su actual imagen.

El puente actual tiene casi 110 metros de largo y 11 de ancho. Cada arco, de medio punto, tiene una luz de poco más de 10 metros, mientras que las pilastras sobrepasan los 3 metros de ancho. Con calzada en ambos lados, las pilas ofrecen siete “descansaderos”, que se apoyan en unas ménsulas sobre las pilastras.

Hoy se ha vuelto a quedar estrecho, pues el paso para peatones resulta muy escaso, aunque esté aliviado por los descansaderos.

Javier de la Cruz Macho es Doctor en Historia y profesor de Enseñanza Secundaria.

www.alcaldespalencia.es

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí