Hace poco más de un mes, un grupo de artistas palentinos vivía un día de esos en los que el whatsapp está que arde. En el programa Hoy por hoy de la Cadena Ser, hablaban de la iniciativa de La Alohóndiga en Bilbao para establecer un sistema de préstamo de obras de arte, y afirmaban que la idea no tenía parangón… Y eso que la idea llevaba funcionando varios meses en Palencia.

Surgió como un homenaje al pintor Julio del Val en el aniversario de su fallecimiento, que estaba programada para marzo de 2020 y finalmente tuvo que hacerse de manera virtual y posponer su exhibición presencial hasta el mes de octubre. Fue entonces cuando se presentó la selección de obras del propio Del Val junto con Julián Alonso, Ángel Cuesta, Chema Manzano, Juan Carlos Matilla, Enrique Marmar, Pepelu Mesón, José Luis Quirce, Fernando Saldón, Cristina Zamora y Fernando Zamora. A ellos se sumarían otros nombres más tarde, incluidos el de Marian López o Capel, para conformar un fondo que sustenta el proyecto que idearon durante más de un año: poner a disposición del público esas obras en préstamo durante un mes.

La Biblioteca Pública de Palencia actúa de facilitadora de esta iniciativa, en tanto en cuanto es la que dispone de la infraestructura necesaria para organizar el préstamo. Hasta la fecha se han registrado más de 40 solicitudes, que se basan en algo tan intangible como importante: la confianza en que el usuario cuidará la pieza como el tesoro que es.

De hecho, queda abierta la opción de compra de la obra si después, una vez instaladas en el salón o recibidor, el prestatario descubre que su hogar no volvería a ser el mismo sin ella, algo que ya ha sucedido. «No ha sido fácil poner esta idea en marcha, nos ha llevado más de un año de trabajo», apunta la directora de la Biblioteca Pública, María José Sánchez, quien insiste que, en este caso, el rol del centro no es otro que el de acompañamiento.

«Nosotros actuamos como meros facilitadores para poner en común al artista con el usuario que solicita el préstamo. Pero los auténticos protagonistas son ellos: los creadores que confían y comparten sus obras con el público». La idea, cuenta, ha encajado también en la vida cotidiana del centro que ya son varias las propuestas de muchos artistas para sumarse a la colección en préstamo, incluidos varios fotógrafos dispuestos a aportar sus imágenes.

Estas son algunas de las obras de la exposición que dio origen a esta idea, muchas de ellas disponibles para préstamo dentro del programa PrestARTE. Más información pinchando en la foto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí