Se sustituirán las tuberías de fibrocemento por otras de polietileno.
-Publicidad-

Se renovará el abastecimiento de agua en las zonas de la localidad en las que todavía quedaba este material en las conducciones

Hablar de fibrocemento hace años era hablar de agua potable en cada casa. De que una de las ventajas del mundo civilizado se presentara nada más abrir el grifo. Pero ahora hablar de ese material, especialmente del que ya tiene unos años da yuyu. Beber de él, mucho más, por las implicaciones que tienen algunos de los materiales que se utilizaban en el pasado para su fabricación.

Yuyu que dejará de sentirse en unos meses en la pequeña localidad de Valdespina, pedanía de Amusco y conocida por la lucha de sus vecinos por tratar de reconstruir la torre de su iglesia. Pero ahora la batalla que se está a punto de ganar es la del fibrocemento. Porque el Ayuntamiento de Amusco, del que depende, ha programado acabar con este material en las zonas de la localidad en las que aún quedan. Última batalla para ganar la guerra.

Vista de Valdespina.

Desde 2014 se comenzó a ejecutar estas mejoras, algunas obligadas. Como las que dieron origen a este enfrentamiento contra las tuberías de cemento: entonces se consolidó la ladera bajo el depósito, erosionada por las pérdidas del mismo y sus tuberías. Ya entonces se cambiaron las canalizaciones que salían hacia el casco urbano por nuevas de polietileno.

Varias renovaciones previas

Posteriormente, con ayuda de Planes Provinciales se llevaron dos fases para modernizar buena parte del abastecimiento por la margen derecha del Arroyo de Valdespina.

Sin embargo, aún queda la red de buena parte de las viviendas de la margen izquierda, bastante antigua que presenta “numerosas deficiencias, las tuberías son de fibrocemento encontrándose en muy mal estado, así como las llaves de corte que no funcionan la mayoría y son insuficientes para la sectorización del servicio. Todo ello origina numerosas fugas, siendo necesario para su reparación cortes de suministro que afectan a una gran parte del municipio, por la falta de llaves de corte, con el consiguiente perjuicio en el abastecimiento de agua”, explica el proyecto que se va a ejecutar por un valor máximo de casi 127.500 euros, iva Incluido.

Una de las calles que verá renovado sus canalizaciones de agua.

En total, se instalarán más de 1,3 kilómetros de tuberías nuevas de varias secciones, así como toma de aguas de emergencias, siete bocas de riego, y 83 entronques a las viviendas existentes. También otros tres entronques a las secciones generales ya renovadas. De esta forma se creará una red mallada y no lineal como hasta ahora, lo que unido a las nuevas válvulas para sectorizar permitirán que si existe una fuga en un determinado lugar se pueda seguir dando servicio al resto de la localidad.

Una vez adjudicado el contrato, la constructora tendrá un plazo de ejecución de 4 meses. Por lo que, antes de finalizar el año, Valdespina habrá ganado la guerra al fibrocemento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí