Simulación de la ubicación que tendrá el nuevo puente con respecto al destruido.
-Publicidad-

Diputación saca a licitación la construcción de un nuevo pontón sobre el Pisuerga apto para avenidas a cinco siglos vista

De ser un puente de rellenos sobre estructuras de chapa galvanizada, que más se parecía a una solución temporal, a un puente hecho y derecho, como los acostumbrados a ver en la actualidad. El acceso a la localidad Villaescusa de las Torres, sobre el Río Pisuerga dará un cambio radical en cuanto esté construido el nuevo puente.

La Diputación Provincial, titular de la carretera PP-6202, acaba de adjudicar a la UTE Herrero Temiño SA-Asfaltos Uribe SA por 1.054.882,11 euros, la construcción de esta infraestructura que sustituirá a la que se llevó por delante el Pisuerga durante su avenida de diciembre de 2019. Pero para que los vecinos de Villaescusa y visitantes a una de las localidades enclavadas en Las Tuerces y el Geoparque de Las Loras puedan disfrutarlo tendrá que pasar al menos un año más.

Estado en el que quedó el anterior puente tras la riada de diciembre de 2019.

Porque el plazo que la Diputación ha dado para la construcción es de 10 meses, a contar desde el momento en el que se firme el contrato. Esto significa que Villaescusa va a estar sin acceso pavimentado durante tres años, dado que el puente era el único nexo ‘urbanizado’ con el resto de la provincia, a través de la localidad de Valoria de Aguilar.

De forma paralela y aprovechando las obras se habilitará una zona de aparcamiento en una parcela anexa al camino que existe hacia una piscifactoría, aguas arriba antes de cruzar el puente hacia esta localidad, del municipio de Pomar de Valdivia, y con 18 habitantes censados.

El nuevo puente.

Esta nueva estructura consiste en un puente de vigas prefabricadas de tres vanos, con una longitud de 50,30 metros entre los estribos. La anchura del tablero será constante de 9,80 metros. La sección se reparte en dos carriles de 3,10 metros y dos arcenes de 0,40 metros más 1,80 y 1,00 metro para las aceras izquierda y derecha respectivamente. Llama la atención que el puente tendrá más del doble de la anchura de la que tiene la carretera actual, por lo que durante la realización del proyecto será necesaria crear dos zonas de transición entre los 4 metros de anchura de la PP-6202 y los casi 10 del puente.

Estructuralmente, el puente tendrá un tablero que estará constituido por 5 vigas tipo “doble T“ pretensadas de 0,90 m de canto completadas con una losa hormigonada in situ de 0,25 m de espesor mínimo.

En previsión de nuevas avenidas, tanto los estribos del puente como las pilas de los dos pórticos se protegerán mediante muros de escollera para garantizar su estado frente a futuras riadas que puedan producirse.

Más altura

La altura de la parte baja del puente ha quedado por encima de la cota prevista para una avenida a 500 años vista. Sin embargo, para proteger aún más la estructura y no generar un efecto presa, en la parte alta de uno de los dos estribos se creará una especie de cajón vacío de 10 metros cuadrados para que el agua, en caso de llegar a la parte alta del puente, pueda fluir.

La elevación de la rasante del nuevo puente sobre el cauce del río llega hasta los 5 metros de altura sobre el cauce para dejar paso libre hasta a 576 metros cúbicos por segundo. Para establecer una idea de lo que eso supone, en la jornada de ayer, el Pisuerga llevaba por esa localidad 0,90 m3/s. En la jornada en la que cedió el anterior puente, el 20 de diciembre de 2019, el caudal máximo fue de 167m3/s, según los datos de la Confederación Hidrográfica del Duero. Esto es, estará preparada para soportar hasta cuatro veces el caudal que se llevó el anterior puente.

Diferencia de espacio para que fluya el río Pisuerga entre el futuro puente y el destruído.

A diferencia del anterior, la nueva configuración deja al río un espacio libre de 172 metros cuadrados por donde fluir, frente a los 77 del anterior. “Se ha simulado la avenida de los 500 años con el nuevo puente obteniéndose un nivel de las aguas arriba el puente de 884,75 m, con lo que se garantiza un resguardo suficiente en todos los vanos del puente, ya que la parte interior del puente en todos ellos estará por encima de la cota 885,75m”, explica el proyecto, redactado por José Alberto Barbero Martín, de la UTE Villaescusa (CIA CIM Ingeniería y ATP Ingeniería).

Pero ese aumento de la cota, obligado por la CHD, conllevará una necesaria modificación del trazado de la carretera en los metros previos, así como de los enlaces del camino que lleva a la piscifactoría, y a una parcela particular aguas abajo del puente en la margen derecha.

La parte económica, hasta 60 puntos.

En el concurso para la construcción de esta infraestructura, la parte económica ha sido la más importante. Es decir, la empresa que ofertó la cantidad más barata para las arcas de la Diputación tuvo hasta 60 de los 100 puntos. El precio de licitación que estaba dispuesto a pagar la Diputación es de 1,23 millones incluido el IVA, por lo que se ha ahorrado casi 200.000 euros.

Sin embargo, había otros apartados que podían condicionar el resto del concurso. Así se valoraron con hasta 25 puntos el proceso de ejecución de las obras y el programa de trabajos. Esto es, el conocimiento del entorno de la obra y del terreno (hasta 8 puntos), la descripción del proceso constructivo (hasta 10 puntos) y el programa de trabajos (hasta 7 puntos). Adicionalmente, la parte medioambiental de la ejecución podía aportar hasta 10 puntos si se minimizaban de los efectos negativos en aquellos factores del medio ambiente afectados por la obra. Y los otros cinco puntos se podían conseguir dependiendo de las actuaciones en materia de seguridad y salud, desvíos de tráfico y afecciones a terceros.

Finalmente, la oferta que más puntos logró fue la de la UTE Herrero Temiño SA-Asfaltos Uribe SA.

Imágenes: Proyecto constructivo: NUEVO PUENTE SOBRE EL RÍO PISUERGA EN LA PP-6202. ACCESO A VILLAESCUSA DE LAS TORRES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí