Cultura

La Bella Desconocida Colouring Book, el proyecto del ilustrador Félix Ruiz y del diseñador gráfico, Alberto Esteban Olano ya está en la calle: presentado oficialmente

 

L.M.Rivas Cilleros – Palencia

Un ejercicio de imaginación que permite descubrir, de una manera hasta ahora desconocida, -pintura en mano-, la Seo capitalina en el año de su 700 aniversario. La publicación de Ruiz y Olano es un libro…pero no es un libro. Es un conjunto de láminas para colorear, pero no es un mazacote de dibujos que rellenar.

La Bella Desconocida Colouring Book es la demostración de que el que no arriesga, no gana y de que llegados a determinados momentos de esta vida, si se deja de creer en lo que se hace, mal vamos. No es eso de ‘reinventarse o morir’ pero sí que en ocasiones el cuerpo te pide hacer lo que te apetece. Y Félix Ruiz y Alberto Esteban, lo han hecho. Han trabajado decenas de horas en un impresionante trabajo que ha mezclado la búsqueda de fuentes, la utilización de avanzados programas de diseño y, obviamente, el aderezo personal de cada uno, eso que ni tú ni yo tenemos.

Ruiz y Esteban Olano se han volcado durante meses en La Bella Desconocida conscientes de que embarcarse en una aventura así “era un riesgo, porque no había nada parecido”, explica Ruiz. Más dado a expresarse con sus ilustraciones, este artista palentino (sí, artista, y palentino, repetimos) aún se muestra prudente cuando habla de este ambicioso proyecto, como si no se creyera que ya está aquí, en la calle. Una prudencia que es perfectamente comprensible cuando en el devenir de este libro sus impulsores se han encontrado con las dificultades que suelen surgir cuando alguien se presenta con una idea, llama a las puertas y te dan con ella en los morros.

Los dos tenían claro que el proyecto saldría, sí o sí. Les fascinaba la idea de poner en valor los recursos que atesora la Catedral con una publicación innovadora, con un formato tan llamativo como el colouring book –libro para colorear-. “Sorprende que coloreando un libro, puedas llegar a expandir la historia, pero es lo que tiene este tipo de libros”, apunta Olano, diseñador gráfico de origen guipuzcoano y raíces echadas en Palencia, quien descubrió en un viaje a Nueva York estas publicaciones. Fue allá en 2016. Cinco años después La Bella Desconocida ve la luz tras una compleja selección “de lo más representativo de la Catedral”, añade.

Lo suyo es mover a velocidad vertiginosa el ratón,  aprovechar los ‘atajos’ del teclado y rizar el rizo con los programas de diseño exprimiendo sus herramientas. Esas herramientas que les han permitido trabajar los recursos “con libertad” algo que se traslada al resultado final, reconoce Ruiz. Una libertad que en este caso, cuando de lo que hablamos es de pintar, de colorear, encaja como anillo al dedo en el concepto de colouring book. Ruiz y Olano han sido, en cierto modo, como dos pequeños a los que se les abre un mundo cuando cogen una pinturilla y comienzan a dar trazos en un folio en blanco. “Nos hemos permitido fantasear con los elementos y nos hemos atrevido incluso con las esculturas, con la dificultad que tiene pasar del 3D al 2D” reconoce Ruiz.

Eso sí, fantasear siempre dentro de unos límites, invisibles, pero a fin de cuentas límites. “Mezclamos lo real con la fantasía, sin perder el respeto a la Catedral”, apostilla Olano.

En este viaje por la Seo capitalina los dos artistas palentinos han estado acompañados por Al Margen Editorial, dedicada a la edición, publicación, distribución, marketing y venta de libros en formato físico y digital, donde desde el minuto 1 se involucraron en el proyecto. “La gente trae ideas. A partir de ahí lo que hay que hacer es concretar qué quieren hacer, cómo se puede hacer y dar viabilidad al proyecto. El artista debe dedicar su tiempo a crear. Nosotros nos encargamos del resto, de las cifras, los porcentajes…”, asevera Guillermo Villaverde quien recuerda que la fórmula del micromecenazgo hace posible publicaciones de este tipo, que se salen de lo común.

De hecho La Bella Desconocida Colouring Book ha sido todo un reto para esta editorial acostumbrada a manejarse en escenarios ajustados presupuestariamente pero sobrados de creatividad. Ruiz y Olano no nadarán entre dólares como el tío Gilito tras la publicación de este libro, pero al menos se habrán dado el gustazo de hacer lo que les apetecía, que visto lo visto en los tiempos que vivimos, es algo que no tiene precio…

Imagen. Palencia en la Red

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí