37 farolas garantizarán en unos meses la correcta iluminación de la subida hasta el mirador a los pies de la escultura de Victorio Macho. Una empresa vallisoletana y otra palentina optan al contrato

Al Cristo ya no habrá que llegar a tientas. Al menos dentro de unos meses, posiblemente en verano, cuando queden instaladas las 37 luminarias que el Ayuntamiento acaba de sacar a concurso. Las farolas y todo el equipamiento necesario para iluminar la subida a uno de los mayores reclamos turísticos de la ciudad.

Una medida que va más allá que la potenciación de este monumento. Como explica el Ayuntamiento “son numerosas las solicitudes recibidas en el Consistorio reclamando la iluminación del camino de acceso hasta su cumbre, con el fin de dotar de mayor seguridad y visibilidad a los peatones, que deben compartir el acceso con todo tipo de vehículos”. Y puesto que de momento parece improbable la creación de un acceso separado, lo que se ha pretendido es la iluminación de la boca del lobo a la que se parecía la subida.

Ubicación de las farolas que se instalarán en la subida al Cristo.
Ubicación de las farolas que se instalarán en la subida al Cristo.

El Consistorio, “siendo sensible con las reclamaciones presentadas ha considerado oportuno dotar a la subida de los accesos al Cristo del Otero de alumbrado público. Un alumbrado moderno, eficiente que cumpla con la normativa en materia de iluminación y que sea compatible con la iluminación ornamental que se plantee en el Plan Director”.

Primera opción, rechazada.

Ese empeño chocó primeramente con el dictamen de la Comisión Provincial de Patrimonio que echó para atrás el proyecto al considerar que la iluminación planteada en un principio atentaba contra la visión del Cristo.

La Comisión pedía al Ayuntamiento que planteara otra solución que adquiriera connotaciones de carácter paisajística y monumental, con la finalidad de aportar un valor sensorial en el acceso al Cristo del Otero y para ello planteaba una reducción de los niveles lumínicos y de altura de las luminarias.

Entendió el Ayuntamiento que de esta forma “el resultado sería totalmente la contrario del que se pretendía conseguir porque traería consigo “un efecto fantasmagórico propio de las iluminaciones de antiguamente de los pueblos dado que habría un punto de luz muy alejado del otro, dando una sensación de ineficiencia y no consiguiendo el efecto de seguridad esperado por los ciudadanos”.

Alumbrando al interior de la ladera.

En todo caso, el Ayuntamiento de la capital, como se puede observar en el pliego de contratación de este proyecto por un montante de 135.533 euros y cinco meses de ejecución sí tuvo en consideración las medidas planteadas. Con ello, recibió el plácet de la Comisión.

Aunque mantiene 37 farolas, una cada 20 metros, todas ellas estarán colocadas en el lado exterior de la calzada, de forma que, debido a su inclinación, alumbrarán siempre hacia el interior de la ladera y no hacia fuera. De esta forma no generarán contaminación lumínica a la visión del Cristo.

También se han reducido tanto la potencia de las luminarias como la altura, que pasa de 5 metros a 4,5.

En cuanto a la potencia de las luminarias led, será de 45 W en vez de los 48,5 que el Ayuntamiento planteó al principio. Y como explica el Ayuntamiento, en el caso de que aún así la Comisión considere que producen demasiada luz, como estarán dotadas de un sistema telemático de reducción de potencia lumínica se podrán adaptar en cada momento.

Dos han sido las empresas que se han presentado a este concurso: la vallisoletana Electricidad Pascual de Diego y la palentina Electricidad Vicente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí