castillo monzon
Torre del Homenaje del Castillo de Monzón.
-Publicidad-

Recuperará este espacio para dedicarlo a mirador y a sala de exposiciones por un montante de  348.100 euros

El Castillo de Monzón ya tiene quien le devuelva a la vida. Al menos una parte de él. La más alta y visible: su torre del Homenaje que la Diputación de Palencia, propietaria de la fortaleza, pretende recuperar para que sea usada como sala de exposiciones. También como mirador, desde sus almenas, del valle del Carrión que domina desde su meseta en el páramo.

Será la empresa Archivolta la que ejecute el proyecto de puesta en valor de esta parte del edificio. La firma palentina ha presentado la oferta más ventajosa para ejecutar las obras. Y lo hará por 348.100 euros, iva incluido.

Una cifra unos 40.000 euros más baja de lo que estaba dispuesta a pagar la Diputación de Palencia. El plazo de ejecución es de cuatro meses a contar desde la firma del contrato.

De forma paralela, hay en licitación la obra para llevar la electricidad hasta lo alto de la plataforma que ocupa el castillo.

El proyecto:

La obra consistirá en devolver la luz y esplendor al Castillo. Metafórica y literalmente, para que haga de mirador sobre el valle del Carrión y también sirva como sala de exposiciones a través de sus cuatro niveles (planta baja más cuatro alturas).

Así, se deberá montar un andamiaje alrededor de toda la torre del castillo, se demolerán los elementos como falsos techos, se limpiará toda la fachada exterior y se repondrán los elementos que se han perdido; se igualarán los solados del acceso y del pisos.

La azotea.

Castillo de Monzon
Imagen de la escalera que da acceso desde el interior de la torre a la azotea del Castillo.

En la azotea, almenada, se repondrán los elementos de las almenas que se han roto o tienen riesgo de caída. En su suelo, se extenderá una capa de geotextil, para ganar en impermeabilidad, al tiempo que se colocarán baldosas similares a las actuales. Aquí también se retirarán los elementos vegetales que han crecido a lo largo de los años. Todo para que pueda ser un lugar desde el que observar la lontananza después de haber pasado por la historia del Castillo.

Castillo de Monzon
Estado en el que se encuentran algunas de las almenas del Castillo.

Porque está previsto que se realice un circuito de exposiciones o documental. De hecho, parte importante de este proyecto es la creación de una nueva red eléctrica que permita iluminación expositiva. Toda ella de led. Como iluminación led se colocará en todo el perímetro interior de la azotea o de las ventanas que jalonan el ascenso. Este nuevo sistema de electrificación interna del castillo afecta a la acometida de entrada hasta una caja general en el sótano (que también se pondrá al día en esta actuación) y la distribución eléctrica por la torre, con la preinstalación, además de un sistema de domótica.

La llegada de la electricidad hasta el castillo, es un proyecto diferenciado, que debe evaluar la situación en la que se encuentran las canalizaciones y cableados de los que disponía el castillo antes de su cierre.

La escalera.

Siendo una  torre, con apenas 170 metros construidos por planta y con, en algunos casos, apenas 38 metros cuadrados útiles por planta (caso de la 2ª), la escalera es un elemento importante. Importante y en el caso de este proyecto casi intocable. “Se pretende la puesta en valor de este recurso, sin la modificación de este elemento de escaleras, por las condiciones de protección patrimonial de que goza el inmueble, y por las especiales condiciones de funcionamiento previstas, toda vez que la torre y el acceso a la terraza de la misma tendrá un uso restringido, que deberá realizarse mediante visitas organizadas dirigidas por un Guía”, propone el proyecto.

Castillo de Monzon
Escalera interior de la torre del homenaje del Castillo de Monzón.

Así que apenas se actuará en ella, realizada en madera en la mayoría de sus partes, más allá de su limpieza y revisión. Y eso que, dice el proyecto, “presenta carencias en materia de accesibilidad y de seguridad”. “De las diversas carencias que presenta la escalera, la más significativa es la de no disponer de ningún elemento entre los 2 travesaños del antepecho, considerándose que ésta es la que conlleva un mayor peligro, y requiere la adopción de medidas de protección. Por lo tanto, sólo se actúa en la barandilla de protección de la escalera incluyendo un cierre de seguridad entre los dos travesaños, de forma que el mismo impida la precipitación de personas u objetos al vacío”.

La solución no se pretende enmascarar en el conjunto de la escalera, sino que además será llamativa, para que los visitantes no piensen que es añeja. “Este cierre se formalizará mediante chapa metálica de acero galvanizado tipo “Deployé”, alojada entre los dos travesaños, lo que está en consonancia con los criterios de intervención en inmuebles señalados en el artículo 38 de la Ley 12/2002 de Patrimonio Cultural de Castilla y León, al incorporar elementos reconocibles que no falseen la autenticidad histórica, e introducir materiales actuales para la mejor adaptación del bien a su uso y para destacar determinados elementos o épocas.

Accesibilidad.

Y puesto que en ningún momento se plantea la instalación de un ascensor en el Torre del Homenaje, “con las actuaciones que se plantean en esta intervención, en relación a las condiciones de accesibilidad no se considera que la torre del Homenaje pueda destinarse a un uso de pública concurrencia”, sino solo a visitas guiadas, explica el proyecto.

Castillo de Monzon
Interior de una de las plantas de la Torre del Homenaje del Castillo de Monzón.

Sin embargo, no se cierra la puerta al acceso ciertos espacios de la torre, en un futuro. “En el futuro, cuando se produzca la rehabilitación del conjunto del Castillo, la Torre del Homenaje dispondrá de 2 niveles que serán accesibles, el 1º y el 3º, al encontrarse éstos a la altura de planta baja (por la que se accede a la torre) y de planta segunda (donde se sitúa una pasarela de comunicación con ésta)”.

Según el proyecto, y la normativa de evacuación, la Torre del Homenaje del Castillo de Monzón tendrá una capacidad de 76 personas como máximo, dado que se le dará una calificación como edificio docente. “Por las circunstancias especiales del uso que se pretende otorgar a la Torre del Homenaje, se considera que el uso más apropiado de los establecidos en el Código Técnico de la Edificación al que se puede asimilar, es el uso docente, toda vez que no se pretende que la torre llegue a funcionar como un establecimiento abierto que pueda considerarse como uso de pública concurrencia”.

Llamativo es que en el proyecto no se contemplan, por ahora, la creación de aseos en la torre del homenaje, aunque se pretende abrirla de forma independiente al resto del Castillo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí