El precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista vuelve a bajar este sábado un 3,82%, hasta los 166,36 euros el megavatio hora (MWh), aunque será el sábado más caro de la historia hasta ahora.

Este dato contrata con los 159,3 euros en los que cotizaba la electricidad justo hace una semana y con los 150,78 euros que registraba hace dos sábados, lo que supone un alza del 4,3% y del 10,3%, respectivamente.

No obstante, como es habitual en los fines de semana, cuando la demanda es inferior, los precios retroceden ligeramente respecto a los días de entre semana. En cualquier caso, el precio de la luz se está estabilizando en las últimas semanas.

Desde que empezó septiembre, cuando el precio marcaba los 132,4 euros, la cotización de la luz ha ido encadenando un récord tras otro. Sin embargo, ya hace 8 días que se registró el último precio más alto de la historia, de 188 euros, un nivel que todavía no se ha rebasado.

Los 166 euros de este sábado se encuentran un 518% por encima de los 26,89 en los que se encontraba el precio de la electricidad el mismo día del pasado año, según los datos del operador de mercado eléctrico designado (OMIE), recogidos por Europa Press.

El precio más alto este sábado se dará entre las 20.00 y las 21.00 horas, cuando alcanzará los 188,17 euros/MWh, mientras que el más bajo se registrará entre las 15.00 horas y las 16.00 horas, cuando cotizará a 114,96 euros.

Tras batir sendos récords históricos tanto en julio como en agosto, septiembre ya tiene en su haber los mayores precios registrados hasta ahora en el mercado mayorista.

En agosto, y en plena ola de calor, el precio fue marcando un nuevo récord tras otro, provocando que el precio medio del mes alcanzase los 106 euros/MWh, el más caro de la historia, seguido de julio, que ya marcó otro récord, con un precio de 92,4 euros.

REBAJAS EN LA FACTURA

Estos valores tan altos en el precio de la electricidad se deben a la cotización internacional del gas –usado en las centrales térmicas–, que, tras registrar un fuerte desajuste entre la oferta y la demanda en los últimos meses, se ha disparado en plena recuperación económica, así como al impacto del coste de emitir CO2.

En el marco de esta crisis, el Gobierno ya ha aprobado un plan de choque para que este descontrol en los precios de cotización no se traslade a la factura que desembolsan los consumidores, con el objetivo de que este año se pague, como mucho, la misma cantidad que se pagaba en 2018.

La reducción del IVA al 10%, la suspensión del impuesto del 7% a la generación eléctrica, el descuento del impuesto de la electricidad al 0,5% o la contribución esperada de 2.600 millones de euros por parte de las eléctricas procedente de los denominados ‘beneficios caídos del cielo’, son algunas de las medidas acometidas.

No obstante, el precio de la cotización que se publica cada día, como ya ha advertido el Gobierno, seguirá en cotas elevadas y subiendo, al menos, hasta marzo del año que viene, momento en el que se prevé que estas medidas decaigan. Mientras tanto, la factura debería seguir bajando de precio a pesar del alza en el mercado mayorista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí