Charo Carrera (@charocarrera.art): El viaje diario de la creación es la conexión con la vida. El momento en el que todo encaja

Vamos a resumirlo mucho: Nace en Herrera de Pisuerga, crece en León, donde siente la llamada del Arte. Y cuando llega el momento, se traslada a Madrid para estudiar Bellas Artes. Y actualmente está afincada en Málaga. Este es el itinerario en versión esquemática, ¿pero cuál fue «su viaje»?

Cuando tenía 13 años, viviendo en León, utilizaba la propina de cada semana para comprar un fascículo de la colección ‘Grandes de la Pintura’. Cada vez que veía las pinceladas en sus buenas fotografías, me latía el corazón y pensaba: “tengo que hacer sentir esto”. Después de unos años y de una tragedia familiar, decidí ir a Madrid para estudiar Bellas Artes. Conseguí un trabajo para poder costearme los estudios. Fueron unos años duros, de mucho trabajo y soledad, de los que pude salir gracias al mismo empuje que me llevó allí. Siempre he vivido en el territorio de la duda, por lo que el arte me servía para ir y venir, para plantearme todo y reconocerme en todo.

Durante mi vida en Madrid fui definiendo mi posición artística. También personal. Aunque mi especialidad en la Facultad fue la pintura, mi necesidad de expresión me llevó a estudiar otras técnicas que se adaptaban perfectamente a cada uno de mis planteamientos. La fotografía, el vídeo, la escultura, el dibujo, la instalación y el land-art eran ideales para cada obra. Mientras tanto, mi deseo de estar cerca del mar y en una ciudad más a mi medida, me llevó a Málaga, donde vivo y tengo el taller, sin dejar de moverme por nuevos y viejos parajes, como es mi costumbre.

Repaso mi historia y veo mucho trabajo y también mucha intuición a la que, por fin, hago caso. El viaje diario de la creación es la conexión con la vida. Ese momento en el que todo encaja y se percibe; no hay nada comparable.

Explora materiales poco comunes como el terciopelo, combinando también multitud de técnicas. ¿Cómo plantea el proceso creativo y escoge cada vez?

Una de las cosas que mas me gustan es el hecho de “Encontrar”. No hace falta que busque expresamente, aunque mis ojos y mis actos siempre están encaminados a ello. Para mí, es tan importante ver lo que se quema detrás del cementerio como las tumbas mismas. Los viajes a cualquier país o ciudad, entrar en una tienda de telas o los paseos por el barrio, son siempre una sorpresa sensorial. Siempre encuentro sin buscar.

No sólo por serendipia, sino porque tengo mi cabeza adiestrada para hallar cosas, materiales, texturas o movimientos que uso en forma de vídeo. Ahí empieza mi proceso creativo. Por eso, tengo el almacén de mi taller lleno de “tesoros” que otras personas tirarían sin dudar. Algunos de estos materiales me provocan la obra inmediatamente; las intuyo desde que las encuentro. Otros esperan su momento. Por otra parte, las miles de fotografías que voy añadiendo a mi ordenador, son, también, el origen de muchas de mis obras.

Tener un terciopelo entre mis manos es sentir el musgo del bambú japonés o de las rocas del norte, y encontrar un hierro oxidado es conectar con su química.

Intervención de Charro Carrera en el Centro Pompidou de Málaga: ‘Si yo, si tú’ (2020-2021)

Distintas técnicas, pero siempre un leit-motiv: la naturaleza… Y su relación con el ser humano. ¿Por qué?

La Naturaleza es la madre creadora, mi modelo a seguir. Iniciadora de la vida, provocadora de constantes cambios y, a la vez, y sorprendentemente sigue su ritmo año tras año sin faltar a la cita. Paradójicamente y debido a la “no relación del ser humano con la naturaleza”, es por lo que insisto en la similitud de sus organismos.

Cada planta, cada árbol, cada esqueleto de cactus tiene una estructura biológica semejante al resto de los seres vivos. Las redes por las que toda la naturaleza se conecta, esas raíces que tocan con las demás raíces y se comunican debajo de tierra, me parece similar a las redes que tejemos los humanos, lo cual se ve en las relaciones personales y virtuales o en los cultivos y las ciudades. Esta idea me llevó a hacer unos trabajos de cartografías y vistas aéreas.

También la red familiar, origen de la sociedad donde se tejen los hilos interrelacionales que nos acompañarán toda la vida. Algunos de mis primeros trabajos hablaban de esto. Los titulé “Cautiverios” y después los relacioné con la coraza de los crustáceos, llamándolos “Arenas Movedizas” y “Los acorazonados”. Luego vendría todo lo demás.

¿Cómo llegó hasta la abstracción orgánica?

En realidad, nunca he dejado de trabajar con elementos figurativos, que me han servido para conceptualizar la obra, tratándola como parte del proceso creativo. Mis abstracciones integran lo figurativo y lo conceptual y pueden ser orgánicas tomando la forma biológica como parte figurativa.

Con el paso del tiempo y de la experiencia, vas afianzando tu propio camino artístico. Yo, personalmente, no puedo abandonar ninguna forma de expresión por la misma razón que utilizo técnicas tan diferentes. Para mí el arte es investigación, es mi manera de ver el mundo. Y la abstracción y la realidad dependen de la distancia y del punto de vista desde el que miramos.

AUTORRETRATO trabajando en el taller (2021)

Estrenó su intervención ‘Si yo, si tú’ en el Centro Pompidou en febrero de 2020, justo antes de la pandemia. Y precisamente proponía una estructura orgánica, un tejido celular acompañado de ideas en condicional imperfecto de subjuntivo. «Un alegato al cambio urgente de una sociedad equivocada y amenazada. Somos el problema y somos la solución». La biología implorando ayuda. Y la realidad de este año ha reforzado su mensaje… ¡Se anticipó más que la propia OMS!

Jajaja. Creo que nadie que sea un poco observador o tenga cierto espíritu crítico pueda pensar que formamos una sociedad estupenda. La manera que tenemos de consumir, el maltrato a los animales y a la naturaleza, la absurda y alienante forma de pasar horas delante de una pantalla, estupidizados, cada vez más perezosos y, sobre todo, la falta de empatía hacia los demás, esa vida de bienestar sin querer saber la desgracia que se cierne sobre otras personas… Necesitaba, con esta Intervención en el Centro Pompidou de Málaga, reivindicar mi propia alerta. No sólo quise representar la estructura orgánica para unir a todos los seres vivos y favorecer un cambio, sino que los verbos que rotulé a mano, en imperfecto de subjuntivo, reforzaban la idea.

Siempre he vivido en el territorio de la duda, por lo que el arte me servía para ir y venir, para plantearme todo y reconocerme en todo

La doble posibilidad que nos facilita el idioma: “Si yo supiera o supiese”… o sea, puedes hacerlo de una manera o de otra. Pero hazlo. No vale decir que no lo sabías.

En esta intervención plantea una pregunta: ¿Qué pasaría si yo pudiera cambiar, si tú desearas cambiar?… Se la lanzo yo a usted. ¿Qué pasaría?

Pues si eso fuera posible, si cada uno de nosotros pudiera cambiar individualmente, sería más fácil que la sociedad cambiara. Defenderíamos a los demás y al planeta como nuestro hogar y nos sentiríamos parte de la naturaleza.

Curiosamente, la vegetación será la que sobreviva, hagamos lo que hagamos. Nuestras ruinas acabarán rodeadas por una bonitas plantas trepadoras.

AUTORRETRATO CON FÉNIXA, libro metálico (escultura de 2014).

Cuando le hemos propuesto esta entrevista, ha contestado: «Por Palencia, lo que sea». Eso es que la lleva en el corazón… En sus estructuras orgánicas, más concretamente.

Siempre he estado muy ligada a la provincia de Palencia, no sólo por nacimiento, sino también porque ha sido la tierra de mis ancestros. Cada año, aprovechando que voy a ver a mi madre, recorro nuevos caminos y descubro nuevos parajes e Iglesias. Siempre he dicho que los campos de Palencia son como un Monasterio al aire libre.

Sus campos dorados y sus múltiples Iglesias y Castillos, ese Románico bello, el Camino de Santiago, las villas romanas o el sonido de los árboles mecidos por el viento, me emocionan. Pocas provincias son tan ricas y tan desconocidas. El marketing nunca ha sido el fuerte de los castellanos, aunque yo siempre hablo a todo el mundo de las excelencias de Palencia, porque así lo veo y lo reconozco. Siento que muchos de sus pueblos hermosos estén vacíos, que haya bellas iglesias cerradas y sin cuidar. Y me apena la falta de recursos y medios para poder sacar adelante una provincia que tiene tanto que ofrecer en todos los sentidos.

Entre todas las técnicas y expresiones artísticas que trabaja menciona el land-art, que se sirve del entorno natural. ¿Qué le inspira de los paisajes de su tierra natal? ¿Se empapa de ellos cuando viene de vez en cuando?

Desde luego. Cuando paseo por mi tierra surgen nuevas ideas, y nuevos encuentros pues practico mucho el entrar en las casas abandonadas, aunque sea peligroso. No lo puedo evitar. Hay tanta historia en las paredes castellanas… He llegado a ver incluso enseres familiares dentro y debajo de algunos tejados a punto de caer. Recuerdo a menudo la casa de mi abuela en Villada, llena de lugares misteriosos y de tesoros ocultos para la niña que yo era entonces. Digna de escribir un libro.

Y cómo no inspirarse en los campos de oro. De hecho siempre aprovecho para hacer algún trabajo de land-art y documentarlo con fotografías.

Hace años expuso en la Fundación Díaz-Caneja y en otras ciudades de Castilla y León, como lo ha hecho también en salas de todo el mundo: Madrid y Málaga, pero también Suiza, Holanda, Alemania… Precisamente nuestra comunidad destaca por tres valores que tienen mucha relación con usted: Arte, Patrimonio y Naturaleza. ¿Encuentra el artista apoyo suficiente en Palencia y CyL? ¿O tenemos que mejorar en este aspecto, con respecto a lo que usted ve en otros lugares del mundo?

Mucho me temo que la situación para los artistas no es muy buena, tampoco en otros lugares del mundo. Siendo verdad que algunos países respetan y valoran a los artistas, generalmente, somos los artistas los que movemos los proyectos, la publicidad y los nuevos espacios. En muchas ciudades ocurre que se establecen pequeños grupos cerrados que no respiran más allá del amiguismo, también porque algunas Instituciones están cada vez menos interesadas y funcionan de igual manera.

El arte, la cultura, es fundamental para alimentar el espíritu

En España hay muchas instituciones culturales que son llevadas por gestores inexpertos y eso se traduce en cualquier exposición, sin filtro de calidad, sin ningún tipo de cobertura para el artista, o proyectos expositivos, a veces, con fecha cerrada, que se anulan por un cambio de color político. Algunas iniciativas de algunas comunidades sobre adquisición de obras quedan, al final, en un reducto que se beneficia de contactos poderosos.

También hay que decir que una amplia mayoría de la sociedad está desinteresada y poco preparada para comprender y disfrutar el arte.

Creo que sería necesaria una red en la que las Instituciones de Palencia y CyL promovieran el arte, contando con un presupuesto a la medida y con gestores preparados culturalmente, desprovistos de intereses políticos y que respetaran y cuidaran a los artistas, a través de promoción, exposiciones, adquisiciones y formación de una Colección de Arte o Fundaciones que salvaguarden las obras y, de esta manera, crear un Patrimonio artístico palentino o castellano-leonés. Incentivar a los artistas para que puedan trabajar libremente, sabiendo que, por lo menos, algunas de sus obras están a salvo. El arte, la cultura, es fundamental para alimentar el espíritu. Y con la pandemia lo hemos comprobado diariamente.

Tengo el deseo de volver a exponer en Palencia, mi tierra

1. AUTORRETRATO trabajando en el taller (2021) | 2. EL JUEGO. Óleo. 195×130 cm (2020) | 3. CLAUSTRO. Escultura. 30x20x15 cm (2015) | 4. LA DAMA DEL DESIERTO. Instalación (2020) | 5. TIERRA DE CAMPOS. Land-art (2018) | 6. LA BLESSURE. Land-art. Biel Bienne, Suiza (2016) | 7. LAS MENSAJERAS SOLITARIAS. Instalación. Jardín Botánico Histórico de Málaga (2011).

¿Es el mecenazgo y colaboración privada un territorio a explorar en este sentido? Hace poco obtuvo la Beca de Bodegas Enate por su obra ‘Enredada’

Los coleccionistas son, sin duda, muy necesarios y, viendo las redes sociales, se diría que son muchos, pero, a menudo se trata de coleccionistas que se ciñen a lo que su entorno les ofrece, sin hacer una búsqueda verdadera. Hay también una parte del coleccionismo que sólo se interesa por los “emergentes”, sin tener en cuenta que los artistas que llevan toda la vida trabajando cuentan con una obra más consolidada.

Afortunadamente hay algunas iniciativas de colección que fusiona valores “consagrados” con otros “no consagrados”, porque buscan con criterio y amor al arte. Son pocas y tengo la fortuna de pertenecer a alguna de ellas.

En cuanto a las Bodegas Enate, tuve el honor de recibir el Premio y pasar a formar parte de su Colección de Arte Contemporáneo. Son un claro ejemplo de que esa fusión es posible manteniendo la calidad.

Terminemos hablando del futuro. Todavía puede verse la Intervención en el Pompidou de Málaga, donde pronto inaugurará otra exposición. Y tiene previstos proyectos en Alemania y México. ¿Alguna anotación más en su agenda?

Con ese año convulso que hemos vivido, se han pospuesto algunas de las exposiciones que tenía programadas. Alemania y México están a la espera de nueva fecha y el Ateneo de Málaga también reajustará mi próxima exposición. No obstante, y después de un retraso de un año entero, la Sala Mare Nostrum de la Cala del Moral de Málaga presentará en abril mi muestra “La fría intemperie”. A través de las redes sociales, hay posibilidad de seleccionar y participar en proyectos, en uno de los cuales estoy embarcada con Los Países Bajos, a modo de itinerancias, y que resultan muy gratificantes y fáciles de combinar con otros proyectos que tengo pendientes para este año y el próximo, incluyendo mi deseo de volver a exponer en Palencia, mi tierra.

Más información sobre la artista aquí

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí