Ante el enquistamiento de las negociaciones con la dirección de la firma cafetera, el Comité de Empresa anuncia paros para exigir un 1,5 % de subida salarial anual durante tres años, en lugar del 0,5 % a cinco años

Afirman no entender que se cargue el peso de la recuperación económica en los trabajadores, cuando los propietarios «se repartieron 3 millones de euros en dividendos el último año»

 

Los trabajadores de PROSOL están llamados a la huelga durante la segunda quincena del mes de septiembre. Así lo ha anunciado esta mañana su comité de empresa en la sede de Comisiones Obreras, representado por Álvaro Diez y Raúl Hierro, tras constatar el enquistamiento de las conversaciones con la dirección de la empresa cafetera, con la que se reunieron ayer por última vez.

Con el convenio colectivo caducado desde el 1 de enero de 2020, la negociación para la actualización ha logrado acuerdos en áreas como un paquete de medidas sociales «que están razonablemente bien», según calificó Diez. Sin embargo, se han encallado en lo que respecta a la mejora salarial: la empresa propone un aumento del 0,5 % anual durante un periodo de cinco años, lejos de la petición del Comité, del 1,5 % anual para un periodo de tres años. «La empresa se ha enrocado y no está dispuesta a atender ninguna de nuestras reivindicaciones», afirma Álvaro Diez.

El punto de conflicto se encuentra en el preacuerdo de mínimos alcanzado ante el SERLA por empresa y trabajadores después de un año y medio de negociaciones, que se fijaba en ese 0,5 % por ciento a cinco años. Un preacuerdo que no logró ser refrendado por la Asamblea de Trabajadores, pues lo apoyó un 30 % de la plantilla, mientras que otro 29 % lo rechazó y el porcentaje restante no acudió a votar.

El Estatuto de Trabajadores, en su artículo 80, establece que la adopción de acuerdos que afecten al conjunto de los trabajadores, como es la negociación del convenio, requiere la validez de la mitad más uno de los trabajadores de la empresa, por lo que este preacuerdo no alcanzó el apoyo de los trabajadores de Prosol exigido por la ley. «La empresa se escuda en que hubo cinco votos más a favor que encontra y con eso les vale, pero nosotros defendemos que el convenio no tiene legitimidad», puntualiza Diez. «Cualquier persona tanto de la empresa como de fuera podría impugnarlo y nos pondría ante un serio problema».

BENEFICIOS

«Lo que no entendemos es que no es una empresa que esté pasando precisamente por ninguna dificultad económica», continúa Álvaro Diez. «En los últimos cuatro años -correspondientes a los tres del convenio más el año y medio que lleva caducado el convenio- la empresa ha arrojado unos beneficios de 20 millones de euros. Y solo en el año pasado, los dueños, Rocío Hervella y Julián Espegel, se han repartido entre dividendos y sueldos unos 3 millones de euros», por lo que declaran no estar de acuerdo con que «las consecuencias de la recuperación nos la vayan a cargar a la plantilla con sueldos muy ajustados».

Además, recuerdan que el IPC interanual asciende al 2,7 %, por lo que la propuesta del 0,5 anual «va a suponer una pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores», indica Raúl Hierro. «Pedimos a la empresa que haga un pequeño esfuerzo para que esta gente que va a perder poder adquisitivo, por lo menos esté en niveles de mercado».

Y reclama a la sociedad palentina «que se solidarice con nuestra reivindicación y nos apoye», un apoyo que piden también a los trabajadores de la empresa cuyas tablas salariales están por encima del convenio, «porque la negociación también les afecta a ellos».

Por último, señalan que avanzarán en las próximas semanas las acciones y paros a desarrollar, así como su disposición a continuar una negociación con la dirección de Prosol que, a día de hoy, dan por perdida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí