Operación ‘Troppo’, ha desarticulado un grupo criminal y detenido en Burgos a seis personas, con edades comprendidas entre los 21 y los 62 años, presuntamente dedicados a introducir droga en el Centro Penitenciario burgalés, según informaron a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

El origen de la Operación se remonta a marzo de 2020, cuando funcionarios de la Unidad canina del Centro Penitenciario de Burgos detectaron en el recinto de la prisión un envoltorio que contenía dos trozos de hachís, así como una tarjeta SIM de telefonía cuya tenencia está prohibida en el interior del penal.

Los guardias civiles encargados de la investigación llevaron a cabo numerosas pesquisas para averiguar el origen de la tarjeta SIM, ya que había sido dada de alta a nombre de una mujer residente en Burgos usurpando su identidad.

Es práctica habitual de las organizaciones delictivas relacionadas con el narcotráfico el utilizar teléfonos con titularidades usurpadas o incluso en algunos casos ficticias, como medidas de seguridad para poder realizar las actividades ilícitas con total anonimato, dificultando las labores de identificación de los usuarios reales de los terminales.

Sin embargo, la pericia de los investigadores les llevó a la identificación de los individuos que estaban cometiendo el delito de tráfico de drogas bajo identidades usurpadas en sus comunicaciones, y que mantenían un «punto de conexión» común en el interior Centro Penitenciario de Burgos.

En las vigilancias efectuadas sobre los domicilios que usaban se observaron indicios de que, además de traficar con drogas, también llevaban a cabo actividades de cultivo ilícito de cannabis en varios lugares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí