En cada accidente documentan todo con fotografías (como se ve en la sombra) y recogen detalles de los materiales para encontrar a los vehículos causantes. MEMORIA POLICÍA LOCAL 2021
Imagen de archivo de un accidente en el que se vio implicado una motocicleta. MEMORIA POLICÍA LOCAL 2021

Localizan en poco más de 24 horas el vehículo y a la conductora que el pasado martes colisionó contra un andamio de la calle Mayor Antigua y se dio a la fuga

La Policía Local de Palencia detecta un incremento en el número de vehículos ‘insumisos’ de la ITV que abandonan el lugar tras un accidente

No es difícil imaginarse la situación. Un vehículo tratando de aparcar y quien se encuentra a los mandos diciendo: “Hasta que haga pum!”. Y hace pum y el coche de detrás hace crash. “Upss”. E instantes después, ese mismo vehículo desaparcando y saliendo pitando: “Si nadie me ha visto, esto no ha pasado”.

O esta otra: una colisión, con daños materiales. Y ante el estupor de una de las partes, aturdida por no saber por dónde le ha venido el golpe, la otra toma las de Villadiego. O finalmente esta: Un vehículo colisiona contra un andamio y lo deja tiritando como un castillo de naipes. Y ante la posibilidad de que se caiga, y sin dar opción al “¿he sido yo?”, se va a refugiar a los ‘castra hiberna’, hasta que pase el temporal.

En los últimos meses la Policía Local de Palencia ha detectado la tendencia al incremento en el número de vehículos y conductores que se dan a la fuga después de haber tenido un accidente. Algo que, en realidad, sólo salva de rendir cuentas a unos pocos.

El andamio

El ultimo ejemplo de ello se ha visto esta misma semana. Retomen la última historia, la del andamio, porque eso es lo que sucedió la madrugada del lunes al martes en la calle Mayor Antigua de Palencia. Apenas un día -ni en un capítulo del CSI- la Policía Local ha localizado al vehículo y a la conductora (de 42 años) que presuntamente chocó y posteriormente se dio a la fuga. El turismo estaba en la calle Francisco Reinoso (barrio de San Juanillo).

Porque como aseguran desde el Cuartel de la Policía Local, tienen una alta efectividad a la hora de dar con los vehículos accidentados a la fuga. El pasado año se fugaron un total de 63 vehículos después de sufrir un accidente. Se localizó a 52. Un proceso en el que la experiencia es todo un grado. Porque se fijan “en todos los detalles al hacer el atestado. Dónde intuimos que se ha dado el golpe, las marcas que ha dejado, los cristales de los faros, o de los catadióptricos, que cada uno tiene un numero de serie, nos dan muchas pistas de qué vehículo ha sido”, explica el subinspector de la Policía Local Isidoro Fernández, especializado en Tráfico.

FUENTE: MEMORIA DE LA POLICÍA LOCAL 2021

Datos que se comparten con el resto de agentes que patrullan las calles de Palencia con el aviso de encontrar vehículos similares. Y si alguno de los que ven tienen marcas compatibles con el accidente, la investigación se centra en esa unidad y su conductor.

Además también cuentan con la colaboración de muchos talleres que, en cualquier caso “también visitamos para ver si allí puede estar un vehículo implicado en un accidente”.

¿Por qué a la fuga?

¿Qué es lo que induce a un conductor a darse a la fuga tras tener un accidente?. Una mezcla de todo, aunque en los últimos tiempos han detectado un incremento en el número de vehículos fugados que luego se corroboró que no tenían pasada la ITV. Algo que va en la línea de lo advertido por la DGT, que afirma que cerca de un 40% de los vehículos que debían pasar la ITV en 2021 no lo hicieron. “Generalmente es porque falta algo. ITV, no hay algo en regla… Los seguros, la verdad es que en los últimos tiempos no se dan tantos casos”, señala Fernández.

Luego están también las circunstancias de los conductores, que estén bajo los efectos del alcohol o que, como censura el subinspector “tengan tanta soberbia como para reconocer que lo han hecho mal y se fuguen, o que no quieran que les quiten las bonificaciones en el seguro”.

MEMORIA DE LA POLICÍA LOCAL 2021

Aunque también están aquellos que en el momento en el que el Servicio de Atestados da con ellos juran “que no se han dado cuenta”, o que “no lo han dado importancia. Pero la verdad es que un rozoncillo en el coche, ahora mismo, a la persona afectada la supone una buena cantidad de dinero”, advierte el mando policial. También  cabe la posibilidad de que finalmente los agentes no den con el automóvil en cuestión. En ese caso, la parte económica la cubre el Consorcio de Seguros “con la valoración que hagan” y, como destaca el subinspector de la Policía Local, siempre que la Fuerzas de Seguridad constaten que los daños se han producido realmente por un accidente de tráfico con el culpable desaparecido “y no que los daños hayan sido producidos de forma dolosa por el denunciante”.

Responsabilidad

Precisamente coincidiendo con el accidente del andamio, la concejala de Seguridad Ciudadana, Carolina Gómez, pidió a través de las redes sociales que se tome conciencia de lo que puede suponer abandonar el lugar de un accidente. “Tras un accidente, parece que darse a la fuga se está convirtiendo en algo habitual. Quien lo hace, debiera pensar antes en la responsabilidad civil e incluso penal, que puede acarrear marcharse del lugar del accidente y no llamar al 112 haya o no heridos”.

Pero para quien no lo hace, quizá no estén ni Grissom ni Horatio ni sus compañeros de Las Vegas o Miami, pero sí tendrán detrás a los ‘los del CSI del Tráfico’ de la Policía Local.

-Publicidad-

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí