Guardo vuelve a intentarlo con la obra de Río Chico de 2017

Guardo es consciente de que las actuales dotaciones para gestionar sus aguas residuales y pluviales con insuficientes. Tanto, que desde el año 2016 lleva dándole vueltas a una solución.

Las aguas residuales y pluviales de las tres zonas en las que se divide el municipio son recibidas en un emisario único que las canaliza hasta la estación depuradora de aguas residuales. Se trata de un emisario construido en PVC con una sección de 500 mm de diámetro.

La capacidad de este emisario es insuficiente para poder canalizar todas las aguas, y por ello, cada vez que se produce un fenómeno meteorológico adverso, gran parte de las aguas son aliviadas al río, aguas arriba del azud, a través de varias canalizaciones existentes al final de la C/ el Soto.

Este hecho provoca un deterioro importante de las condiciones ambientales en las que se encuentra el río en el tramo comprendido entre el aliviadero y el azud. Un deterioro al que se quiere poner fin.

Por ello se había propuesto renovar un tramo de la red de saneamiento situada al final de la C/ el Soto, como continuación del colector de la C/ Río Chico, desde donde se dirige directamente hacia la EDAR.

El presupuesto que se manejaba, 135.000 euros.En junio se declaró desierto.

Ahora se busca de nuevo contratista. Mismas condiciones, plazos y presupuesto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí