Denuncian a cinco personas por caza furtiva durante la época de la berrea en el norte de Palencia

El ejemplar abandonó la marcha dejando un rastro de sangre, donde personal especializado con perros de rastreo continúan con los trabajos para su localización

ICAL
La Junta investiga un presunto disparo a un ejemplar de oso pardo ocurrido ayer en el transcurso de una cacería de jabalí en la Reserva Regional de Caza de Fuentes Carrionas, en el parque natural de la Montaña Palentina. El ejemplar abandonó la marcha dejando un rastro de sangre, según comunicaron los propios cazadores participantes.

De forma inmediata, se informaron de estos hechos al jefe de cuadrilla y al celador de medio ambiente responsable de la cacería que procedió seguidamente a la suspensión de la misma y notificar estos hechos a la Guardia Civil y a personal especializado de la Junta en seguimiento de rastros con perros y personal veterinario para intentar localizar al ejemplar.

Tanto la Guardia Civil como el personal veterinario de la Junta procedieron a la recogida de muestras de sangre, lo que permitirá esclarecer si el ejemplar herido de bala es un oso pardo.

Hasta última hora de la tarde los perros de rastro estuvieron trabajando en el entorno de la mancha y donde se encontraban los restos de sangre, pudiendo localizar y seguir el rastro del animal durante varios kilómetros hasta la entrada de la noche.

Durante la jornada de hoy se continúan los trabajos de vigilancia y búsqueda de indicios con el objetivo de intentar localizar al animal.

La cacería se desarrolló en la zona de uso limitado B de acuerdo con la zonificación del parque natural, que no obliga a la realización de rastreos previos. Pese a ello, de forma previa al desarrollo de la cacería, personal de la Junta realizó rastreos de forma específica en la mancha a batir y zonas colindantes sin que se pudieran localizar rastros de oso pardo.

Con independencia de ello, de forma previa y durante el desarrollado de la cacería, la cual se desarrolló con condiciones de buena visibilidad, se insistió y reiteró a los cazadores, de acuerdos con los protocolos establecidos, que se trataba de una zona osera y que se debía extremar la precaución antes de proceder a un disparo, debiendo confirmarse sin ningún género de dudas de que se trataba de un jabalí antes de realizar ningún disparo, señalaron desde la Junta.

En el comunicado recogido por Ical, la Junta insistió que, de confirmarse los hechos, se trataría de “una actuación muy grave e inadmisible” por lo que iniciaría las “acciones legales oportunas”.

Dejaron claro que la actitud generalizada de los cazadores en este tipo de cacerías es correcta, atendiendo en todo momento las indicaciones de los responsables de la cacería.

En las próximas fechas por parte de la Junta se convocará a los responsables de las cuadrillas, alcaldes y juntas vecinales para valorar estos hechos y adoptar las medidas oportunas para evitar nuevamente episodios de este tipo.

-Publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Por favor, cuiden mas los titulares: no puede haber un “presunto disparo”, el disparo fue o no fue, pero no puede ser “presunto”…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí