José Luis Marcos Robles, Subdirector de Comunicación y Empresa. ETS Ingenierías Agrarias

Nuestra Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias es, a menudo, más conocida y reconocida fuera de Palencia que aquí, pues está a la vanguardia internacional, ocupa posiciones importantes en el Ranking de Shanghái y algunos de sus estudios atraen alumnos de todo el mundo

Es cierto, en investigación en el Área de Ciencia e ingeniería alimentaria estamos entre las 150-200 mejores universidades a nivel mundial y en Ciencia agraria entre las 301-400. Estamos muy orgullosos de ello y es el resultado de mucho esfuerzo y trabajo en equipo para diseñar y obtener proyectos a nivel nacional e internacional que permitan realizar investigaciones y publicaciones de alto impacto científico.

También nos favorece el hecho de estar ubicados en una provincia y una región con un sector agrícola, alimentario y forestal muy potente. En este sentido, trabajamos con la idea de lograr sinergias en los grupos de trabajo con las empresas por medio de proyectos colaborativos y prácticas curriculares. Una seña de identidad de nuestros estudios es la atención personalizada que reciben nuestros alumnos debido a que estamos ubicados en una ciudad intermedia alejada de la masificación de las aulas. Este hecho, unido al auge del sector agrario, favorece que la empleabilidad de nuestros alumnos sea muy alta.

«Los profesionales que formamos van a trabajar impulsando el desarrollo sostenible»

En un momento de cuestionamiento del modelo de desarrollo, en el que parece imposible alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible a tiempo, ¿qué papel juega la formación e investigación en ingenierías agrarias y forestales?

Un papel muy importante. Es necesario destacar que los profesionales que formamos en nuestro centro van a trabajar impulsando el desarrollo sostenible del Medio Rural y Natural. Todos ellos, ingenieros y enólogos, desarrollan su actividad en este medio y, además, los ingenieros son los agentes llamados a impulsar este cambio. Nuestros ingenieros redactan y diseñan los proyectos de desarrollo y sostenibilidad en el sector agrario, que contribuyen a crear riqueza y fijar población.

«Hay titulaciones, como el Grado de Ingeniería Agrícola y del Medio Rural, que están en pleno empleo»

Si somos capaces de revertir la tendencia del despoblamiento estamos en la buena línea de salida, porque la despoblación conlleva el abandono, la pobreza y el deterioro medioambiental. Además, nuestros proyectos de investigación, tanto nacionales como internacionales, se focalizan en actuaciones de sostenibilidad medioambiental, economía verde y de mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático. Como ejemplo, tenemos los Desiertos Verdes, un proyecto que se posicionó entre los mejores de Europa del programa LIFE + y que monitorizó y validó una novedosa técnica de plantación que ha conseguido que los árboles puedan enraizar en climas desérticos y suelos degradados aumentando notablemente su supervivencia.

¿Estos grandes retos a corto plazo aumentarán la empleabilidad de los egresados?

El nivel de empleabilidad actual de nuestros egresados es bastante elevado. Hay titulaciones como el Grado de ingeniería Agrícola y del Medio Rural y el Grado en Enología que están ya en pleno empleo y, por desgracia, muchas ofertas que nos envían las empresas no se llegan a cubrir por falta de titulados. En Ingeniería de las Industrias Agrarias y Alimentarias y en Ingeniería Forestal y del Medio Natural la empleabilidad es alta y la tendencia va en aumento. Hay que tener en cuenta que son carreras muy abiertas y con muchas posibilidades de empleo. Hay mucho trabajo en el sector privado, pero también en las Administraciones Públicas.

La pérdida de talento joven es uno de los problemas secundarios a la despoblación. Para alguien que quiere estudiar y trabajar aquí, ¿qué ventajas ofrecen estos estudios?

Muchas. En nuestra región este sector mueve la economía como ningún otro, porque además es estratégico. Posiblemente el futuro va a demostrar que nuestros egresados van a tener un papel muy importante ante los retos que se avecinan. Por desgracia, las predicciones de los científicos se están cumpliendo a nivel mundial y, por un lado, el calentamiento global y, por otro, el aumento de la población, van a provocar cambios drásticos en la producción de alimentos y protección medioambiental. Términos como resiliencia, adaptación o mitigación van a estar muy presentes en las políticas nacionales e internacionales en los próximos años.

Destaca la proyección internacional del área de la Ingeniería Forestal y del Medio Natural. ¿Qué atractivos ofrece esta carrera?

Es una carrera vocacional y de compromiso con el Medio Natural. La ventaja es que tiene muchas más posibilidades que otras relacionadas con este sector, porque tiene atribuciones profesionales que la diferencian del resto. Por ello cuenta con un Colegio Profesional. La ordenación de los bosques, las regulaciones micológicas, la defensa y lucha contra los incendios y las ordenanzas cinegéticas son algunas de las competencias que tienen estos profesionales en la administración.

En el sector privado todo lo que comenta relacionado con la huella de carbono, la bioenergía y el aprovechamiento de todos los productos derivados de la gestión forestal de nuestros montes. Además, nuestros estudiantes pueden realizar estudios y prácticas en el ámbito internacional, lo que va a contribuir muy positivamente en su formación profesional.

La Ingeniería Agrícola y del Medio Rural es fundamental para el futuro de nuestra provincia y región, máxime cuando parece florecer cierto interés por modelos de vida alternativos al centralismo urbano… ¿Qué aportarán sus futuros egresados?

Su papel es fundamental para el desarrollo sostenible del Medio Rural. Los ingenieros agrícolas son indiscutiblemente agentes necesarios para el cambio. Trabajan por y para los habitantes de nuestros pueblos y son los interlocutores con los agricultores y ganaderos en cuanto a la gestión de proyectos de explotaciones agropecuarias. Controlan la Política Agraria Comunitaria, las ayudas y subvenciones a los cultivos y las ordenanzas que emiten las administraciones públicas tanto a nivel nacional como europeo en este ámbito. También valoran las cosechas ante la ocurrencia de un siniestro y son los técnicos que están facultados para orientar a los agricultores, cooperativas y empresas agrarias tanto en los productos fitosanitarios que deben emplear frente a plagas y enfermedades como en la dosificación de la fertilización y riego. Otro aspecto importante es que impulsan la implantación de nuevos cultivos y el desarrollo de la nueva tecnología basada en la agricultura de precisión, aspectos que mejoran la rentabilidad sostenible de las explotaciones.

La ETSIIAA oferta además estudios en Industrias Agrarias y Alimentarias y en Enología. ¿Registran una alta empleabilidad o emprendimiento?

Por supuesto, las empresas agroalimentarias y las bodegas han resistido la crisis derivada de la pandemia como ningún otro sector y si, poco a poco, como se prevé, se va recuperando el sector de la hostelería, el tándem puede volver a generar un pilar básico en el desarrollo motor de esta región. Además, los profesionales de este sector tienen muchas posibilidades de autoemprendimiento generando empresas punteras que aúnen la calidad con la tecnología y que aporten también empuje al desarrollo turístico de la zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí