Inicio de la Aguilar-Burgos en la capital burgalesa. / ICAL

El Ministerio de Transportes licita por 126,9 millones las obras de la A-73 entre las localidades burgalesas de Quintanaortuño y Montorio

O. Herrero

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha licitado el contrato de obras para la construcción del tramo Quintanaortuño-Montorio de la autovía A-73 entre Aguilar de Campoo y Burgos. Un paso más en la conexión entre el norte de la provincia y la Montaña Palentina y la salida directa hacia el corredor hacia el este del país o el centro, vía Burgos.

El trazado del tramo Quintanaortuño-Montorio es totalmente burgalés, con una longitud aproximada de 11,55 km, se inicia en el enlace de Quintanaortuño, dando continuidad al tramo en servicio de la A-73 Variante de Quintanilla de Vivar (Burgos)-Quintanaortuño y discurre separándose de la carretera N-627 hacia el noroeste, alejándose del núcleo urbano de Ubierna. Asimismo, se ha previsto una conexión provisional con la N-627 al final del tramo.

En lo que respecta a las estructuras, se ha proyectado un viaducto sobre el rio Ubierna, tres pasos superiores, ocho pasos inferiores y un ecoducto sobre la traza de la autovía. Además, se disponen caminos paralelos a la traza para el acceso a las fincas colindantes y el mantenimiento de la permeabilidad transversal.

El tramo de la A-73, con un presupuesto de licitación de las obras de 126,9 millones de euros (IVA incluido), constituye la prolongación del tramo Burgos-Quintanaortuño en la autovía A-73, y supone un paso más en el impulso a esta infraestructura, cuyo tramo Pedrosa de Valdelucio-Báscones de Valdivia (el único tramo activo que toca un poco de territorio palentino) se puso en servicio a finales del 2021.

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, preside la puesta en servicio del tramo entre Pedrosa de Valdelucio (Burgos) y Báscones de Valdivia (Palencia) de la autovía A-73, que forma parte de la conexión entre Burgos y Aguilar de Campoo.

En el caso de Palencia, quedaría por activar el tramo Báscones de Valdivia-Aguilar, que contempla la conexión de la nueva autovía con la A-67 (Palencia-Cantabria) en el entorno de Aguilar. Este tramo ya estuvo adjudicado hace algo más de una década, pero la caída en quiebra de una de las adjudicatarias y los recortes dejaron el olvido este tramo, de apenas 6 kilómetros.

El paso de los años y el cambio de la normativa obliga a una nueva redacción de un proyecto que contemplaba un túnel y varios viaductos. Esa redacción fue encargada hace unos meses al INECO, pero aún falta tiempo para que venza el plazo de entrega, para finales de este año o principios de 2024.

Además, existen otros dos tramos con el proyecto vigente y a la espera de la licitación de las obras. Son el Montorio-Santa Cruz de Tozo y el Santa Cruz del Tozo-Pedrosa de Valdelucio. Entre ambos suman 31 kilómetros.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí