Liderato-solitario-zunder-Palencia-vencer- todopoderoso-Mora-Banc-Andorra
Tunner McGrew festeja la victoria de ayer ante Andorra. / @masquebasketpal

Los palentinos supieron aguantar la presión de los últimos minutos cuando los foráneos se acercaron a solo cuatro puntos

O. H.

Cinco de cinco y liderato en solitario tras vencer al que, a todas luces, y desde el principio de la temporada era el candidato a subir directo a la ACB. El Zunder Palencia consiguió ayer lo que muchos no esperaban. Dar la vuelta a un marcador adverso de inicio, aguantar la presión en un final de los que hacen amar el baloncesto y imponerse finalmente al, hasta ayer, también invicto Andorra de tres ex morados: Lezkano, Dos Anjos, Rubio y Speight.

Los locales comenzaron algo descentrados y permitieron a los de los Pirineos marcharse fácil en el marcador. Pero con el paso de los minutos comentaron la remontada que no se culminó en el primer cuarto, en el que Palencia se fue al banquillo dos abajo.

Pero el impulso fue ya imparable porque el segundo cuarto fue de los de Rivero. Jugaron fuerte y secaron a los andorranos, aturdidos por la importante baja de Marín Maric, que vio prácticamente todo el partido en un extremo el banquillo con un aparatoso vendaje en el tobillo. “Ha sido una baja importante. Si no… no sé qué hubiera pasado”, hacía deporte ficción un aficionado andorrano a la salida del Pabellón.

El mismo pabellón que disfrutaba al ver cómo el Palencia se iba en el marcador, endosándole un parcial de 26-13 a Andorra ante el desconcierto y desesperación de Lezkano, que recibió una técnica por criticar las decisiones arbitrales. Al descanso 11 puntos de ventaja para los locales. 40-29. Los foráneos no habían llegado en 20 minutos a anotar siquiera 30 puntos gracias a la intensa defensa local que les hacía forzar demasiado los tiros.

Wintering superó al que el pasado año ocupó su puesto en Palencia, Speight. / @masquebasketpal

Pero el bocata fue lo último tranquilo del resto del partido. Los 11 puntos de margen se antojaban escasos para acabar con los corazón tranquilo el partido ante el todopoderoso Mora Banc.

Imprecisiones tras el descanso.

La salida del vestuario se caracterizó por una pequeña pájara local y los banqueros andorranos acortaron pronto las distancias. Además varias acciones defensivas ineficaces de los palentinos hicieron que los andorranos ajustaran aún más el marcador. Rivero forzó una técnica ante lo que consideró una decisión injusta de los árbitros y el partido, en esa fase se convirtió en un correcalles, sin que ninguno de los dos equipos lograra tomar el timón.

Además ninguno de los dos conjuntos estuvo demasiado acertado en el tiro. Ejemplo de ello fue la jugada en la que los locales llegaron a realizar hasta 5 tiros, sin que ninguno de ellos entrara. Eso sí, el dominio del rebote les permitió esa cosa tan extraña de tirar hasta en cinco ocasiones seguidas. 46-27 fue el balance en rebotes. Sin duda una de las claves del encuentro diputado ayer. Tanto, que los palentinos lograron más rebotes ofensivos (19) que defensivos los andorranos (18).

Manu Rodríguez fue, con Wintering, el segundo máximo anotador de los locales, con 10 puntos. / @masquebasketpal

El otro fue la falta de acierto de cara al aro desde la línea de triple: apenas un 28% en el caso de los palentinos que llegaron a lanzar hasta en 28 ocasiones, encestando 8; por los 5 de 20 de los pirenaicos (25%). Pero es que ni en tiros liberados, que lograban los palentinos con relativa facilidad, entraban. Y a pesar de ello se siguió apostando por el tres como modo para desatascar algunas jugadas cerradas por dentro.

En todo caso, en el último cuarto las cuentas volvieron a ajustarse. Y aunque comenzó con Germán como base, Rivero volvió a confiar prácticamente todo el último cuarto en Wintering a los mandos. Los andorranos se habían colocado apenas cuatro puntos, tras vairas jugadas locales que acabaron con tiros precipitados que no llegaron a tocar siquiera el aro y la tragedia se mascaba en las gradas. Y cuando los nuestros se acercaban a la línea de los tiros libres era casi como esperar a que tocara uno de los premios de Tu mejor Jugada. Apenas un 50% de acierto en todo el partido, por el 77 de los andorranos.

Tanto es así que incluso ya en el tramo final del encuentro, cuando Schmidt se dirigió a la línea de tiros libres para certificar la victoria, y las gradas ya festejaban la victoria, el expresivo MC Grew pedía calma y que se rebajaran los ánimos.

Finalmente, victoria por nueve puntos para los locales que se consolidan en solitario en lo alto de la tabla, invictos, con la vista puesta ahora en el compromiso de San Sebastián el próximo domingo, y para el que la Peña basket Morado ha preparado desplazamiento, antes de las ventanas de noviembre. Una situación y una victoria que hace que el conjunto palentino se considerado ya  como uno de los rivales más serios para luchar por el campeonato, aunque, todo sea dicho, queda mucho porque todavía solo se han disputado 5 jornadas.

En cuanto a los jugadores locales destacó como MVP Rozitis (16 items empatado con vistitante Borg), con apenas 16 minutos en los que se apunto ocho puntos y ocho rebotes. El jugador con más minutos en pista fue McGrew, con más de 31 minutos, y el máximo anotador de los locales Schmidt, con 12 puntos. Todos los jugadores palentinos que participaron de la partida, los 10, anotaron. En en caso andorrano, de los 11 que saltaron a la cancha, solo anotaron 9.

FOTOGRAFÍAS CEDIDAS POR: @masquebasketpal

-Publicidad-

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí