Secundarios de Castilla Tren Burra
Portada del libro 'Secundarios de Castilla' de Ignacio Martín Verona y Wifredo Román Ibáñez
-Publicidad-

El palentino Wifredo Román y el vallisoletano Ignacio Martín, dan texto a un libro sobre el Tren Burra de Tierra de Campos. A partir de las 19,30 horas

La Biblioteca Pública de Palencia acogerá mañana a las 19.30 horas la presentación del libro ‘Secundarios de Castilla’ (Aruz Ediciones), del vallisoletano Ignacio Martín y el palentino Wifredo Román, que trata sobre los antiguos ferrocarriles de vía estrecha de Tierra de Campos y Torozos, popularmente conocidos como tren burra.

La obra permite recordar unos trenes que circularon entre 1884 y 1969 y que fueron creados para impulsar el comercio del cereal y el tráfico de viajeros. Aquellos ferrocarriles secundarios tuvieron una extensión total de 226 kilómetros de vías y circularon por cuatro provincias: Valladolid, Palencia, León y Zamora, territorios en los que fueron edificadas 32 estaciones y 3 apeaderos.

El tren burra llegó a dar empleo a 400 trabajadores, empleados que prestaron sus servicios en las cuatro líneas administradas por la compañía de los Secundarios de Castilla: la de Valladolid a Medina de Rioseco, la de Palencia a Villalón, la de Medina de Rioseco a Villada y la de Medina de Rioseco a Palanquinos.

El libro ‘Secundarios de Castilla’ recuerda la trayectoria de este histórico ferrocarril y, al mismo tiempo, señala los restos materiales todavía existentes en muchos pueblos. Unos vestigios que en algunos casos han sido rehabilitados y preservados, pero que en otros muchos se encuentran en ruina o, directamente, han desaparecido. Entre estas construcciones había estaciones, almacenes, servicios, cocheras, depósitos de agua, puentes, apeaderos, casillas o garitas de los guardagujas.

Algunos de sus tramos se han recuperado o se pretenden recuperar como vías verdes.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí