Renault inspección trabajo
Interior de la factoría de Renault en Palencia.

La automovilística lo considera una recompensa al “esfuerzo” realizado durante la pandemia y la crisis de semiconductores, y para poder hacer frente a una inflación “muy por encima de las previsiones”

O.H – ICAL

Los trabajadores de Renault en España, incluidos los de las fábricas de Palencia y Valladolid, recibirán una paga extra “única, excepcional y no consolidable” de 1.000 euros brutos en su nómina del mes de octubre de 2022 por su “esfuerzo” durante la pandemia y la crisis de semiconductores, agravada por el conflicto de Ucrania.

Según informó Renault Group España en un comunicado, la decisión se toma “en agradecimiento al esfuerzo” de los trabajadores ante las circunstancias que ha atravesado la plantilla, con paradas productivas motivadas por la crisis de semiconductores a lo que se ha unido una subida de la inflación “muy por encima de las previsiones” que ha llevado a la marca francesa a tomar esta “medida excepcional” para agradecer a las personas que forman parte de la compañía “su compromiso y dedicación diaria”.

El cobro de esta extra de 1.000 euros brutos se extenderá no solo a los trabajadores indefinidos, sino también a los temporales y a los interinos, que la percibirán de manera proporicional al tiempo en el que hayan prestado sus servicio dentro del periodo 1 de enero de 2021 – 30 de septiembre de 2022.

Se trata en todo caso de una paga “extraordinaria y no consolidable” para todos los trabajadores del Grupo Renault en España (RESA, Recsa, Movilize, Financial Services, RRG y Sodicam).

Reacción de los sindicatos.

Por su parte, el sindicato CCOO, que comunicó la decisión a los trabajadores tras la reunión mantenida por el Comité Intercentros de Renault España con la dirección de la empresa, agradeció a esta que comparta “la preocupación por la situación que atraviesan los trabajadores de Renault” ante un contexto en el que la inflación está “disparada dos dígitos”, afectando “directamente” a los empleados de las diferentes fábricas, plantas y concesionarios de la marca francesa en España.

De esta manera, la dirección de la empresa, según refleja el comunicado de CCOO, “quiere hacer llegar su agradecimiento a toda la plantilla por su comportamiento, su compromiso en el trabajo diario y su profesionalidad en estos años tan complicados” con una paga extra en la nómina del mes de octubre que será de 1.000 euros brutos para los indefinidos y para los que tengan una reducción de jornada al 99 por ciento por cuidado de hijo enfermo, reduciéndose a una parte proporcional, según contrato, en el caso de los eventuales y de las reducciones de jornada. Los periodos de maternidad y paternidad no contabilizarán para el cobro de este abono, que se cobrará de una sola vez en el mes de octubre.

Desde CCOO manifiestan que “esta es la línea que debe seguir la compañía hacia sus trabajadores, entendiendo y sopesando los momentos por los que pasamos y siendo sensibles a las necesidades de sus trabajadores”. Además, desde el sindicato esperan que esta medida “no sea flor de un día” y se cree en España “la paga de beneficios que llevamos tantos años reclamando” y que en febrero de este año reclamaron en una reunión al máximo responsable de Renault.

Por su parte UGT mostró su alegría con que la dirección de la empresa “se solidarice con los trabajadores en estos momentos de tanta incertidumbre y dificultad para todos”, valorando “positivamente” la medida así como las gestiones realizadas por la dirección de la empresa para “poder materializar esta propuesta”.

De hecho, como explicó UGT en un comunicado “desde la representación de los trabajadores hemos solicitado a la dirección de la empresa alguna medida que protegiera el poder adquisitivo de los trabajadores de Renault España, donde desde UGT hemos tenido un peso más que notable en la iniciativa de esta medida”.

CGT

Desde la CGT, aunque no rechaza esa oferta de paga, consideran que no es la solución más razonable para el conjunto de los trabajadores.

La organización anarcosindicalista opina que “es una “tirita” para una herida de bala. Hay que recordar que en este convenio colectivo vigente, hemos sufrido ya dos años de congelación salarial. Con el beneplácito de UGT, CCOO y SCP. Una congelación salarial que equivale a una pérdida de poder adquisitivo de unos 4.000€ a cada trabajador”.

Para este sindicato, como señala su máximo representante en Palencia, Richard Vilda, las “pagas que hacen las patronales son costumbres para eludir su responsabilidad empresarial para con los trabajadores, no mejorando su poder adquisitivo” y subrayan que “la solución real de esta pérdida económica, es el incremento real salarial a tablas”.

Según el convenio de Renault España, los sueldos se congelaron en 2021 y 2022, y se aplicará un aumento a tablas de 0,5% por encima del IPC previsto para 2023. Si se superara ese IPC previsto a final de 2023, se actualizaría. Además, cabe la posibilidad de un incremento a mayores del 0,5% si se alcanzan los planes fijados por la empresa.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí