A las islas de contenedores de Palencia se les unirá a lo largo de este año un nuevo contenedor, el de orgánicos, que habrá que abrir con una tarjeta. / Óscar Herrero

El contrato que el Ayuntamiento de Palencia ha sacado a licitación por casi 90 millones y 10 años contempla su implantación en toda la ciudad a la vez

Óscar Herrero

Ya estaban los verdes con forma de iglú para los vidrios; los azules, para el cartón; los amarillos para los envases, pero también los naranjas para el aceite y los gris y granate para la ropa y los verdes normales para el resto.

Pues en unos meses en las calles de Palencia habrá otro elemento en el que echar los desperdicios. Serán los contenedores para residuos orgánicos que en la mayoría de ciudades están tomando el color marrón. Y puede que entonces también cambie el color de los contenedores de Resto a gris.

El contrato de recogida de residuos y aseo urbano que acaba de sacar a licitación el Ayuntamiento por un montante de 90 millones de euros para los próximos 10 años, contempla la implantación de los nuevos contenedores marrones para residuos orgánicos y su recogida. En un número de al menos 281 repartidos por toda la ciudad. ¿Dónde se ubicarán?

Saberlo es tan fácil como observar y encontrar los contenedores amarillos para envases ligeros. Porque se ha estipulado que allí donde ya haya un contenedor amarillo, allí habrá un contenedor marrón. “Al ser un servicio de nueva creación, se propone ubicar al menos un contenedor de fracción orgánica en cada punto en el que exista uno de envases ligeros (EL) en superficie y de carga lateral actualmente en servicio. Esto supone, la instalación de 281 contenedores”.

Al menos, porque luego las empresas podrán ofertar la ubicación de un mayor número de contenedores marrones. Lo que no se hará será retirar de las islas de contenedores ninguno. Así que por lo normal habrá hasta cinco contenedores, tres de ellos (resto, envases y orgánicos) de carga lateral.

¿Y qué pasa en las zona en las que los contenedores están soterrados, básicamente en el centro de la ciudad? Entonces, según el pliego, si actualmente hay dos ‘buzones’ para la fracción resto, uno de ellos será destinada a la fracción orgánica. Será en los únicos puntos en los que se reste un contenedor.

Apertura magnética para el contenedor marrón.

Estos contenedores que no se abrirán como los actuales. Sí habrá que pisar el pedal o levantar la trampilla, pero no podrá hacerlo cualquier palentino, porque para que la ventanilla (para bolsas de hasta 50 litros) se abra, será necesario acercar una tarjeta o usar una APP, sistemas utilizados en otras ciudades.  “La boca deberá disponer de cerradura electrónica que permita la identificación del usuario, y que evite el acceso de aquellos usuarios no autorizados, en caso de que así se determine”, explica el pliego.

Hay ciudades que han utilizado el bonobús como la tarjeta que permitirá abrir los contenedores con apertura magnética, en otras se han dotado a los hogares de varias tarjetas para abrirla e incluso algunas estudian premiar a los usuarios de estos contenedores, que están identificados, con exenciones fiscales.

En cuanto a la recogida de estos residuos, no se estipula en el pliego la periodicidad de la recogida de los orgánicos. Sí se fija para la fracción resto (todos los días), y para la de envases ligeros (la que permita que no lleguen a estar al 85% de su capacidad). Lo curiosos es que sí estipula que estos contenedores marrones deberán lavarse por dentro y por fuera una vez cada mes de forma general salvo en el período de verano (15 de junio-15 de septiembre) en el que pasarán por la ducha cada 15 días. Lo contenedores de Resto deben ser lavados todo el año cada 15 días y los de envases ligeros una vez al mes.

Puesta en marcha

La idea es que a finales de 2023 la ciudad ya separe sus residuos orgánicos (restos de comida y jardinería sin pegatinas ni plásticos, papel de cocina y servilletas solo si están sucios, posos y filtros de café así como restos y bolsitas de infusiones y tapones de corcho) por lo que la idea es que como muy tarde, estén en uso a finales de este año. “Respecto a la inversión de los contenedores de biorresiduos, financiada con los fondos NEXT GENERATION el Adjudicatario gestionará la ejecución, puesta en marcha, pruebas y legalización de las nuevas inversiones en un plazo máximo de 5 meses, o como muy tarde el 31/12/2023, con el fin de alcanzar un mínimo del 30 % de recogida selectiva de los residuos municipales como porcentaje del total de residuos municipales generados en 2024”, señala el Ayuntamiento.

Lo que está claro es que la puesta en marcha se hará en todo el municipio a la vez. “La implantación será total en el casco urbano del municipio, salvo los polígonos industriales, que podrá ser puntual, no pudiendo establecerse distintas fases de implantación entre barrios”.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí