Patrimonio Mundial

Según la UNESCO, el objetivo de su quehacer catalogando y enumerando los sitios específicos del planeta con un alto valor cultural, no es otro que el de preservarlos y darlos a conocer por su importancia excepcional para la herencia común de la humanidad. Teniendo esto claro, y conociendo el arte románico palentino y las características que lo hacen único, es todo un acierto presentar la candidatura del mismo para engrosar la lista de bienes Patrimonio de la Humanidad del organismo internacional citado.

Si logramos esta declaración finalmente, sería el momento de apostar con todas nuestras fuerzas por este arte medieval que tanta admiración suscita entre las personas foráneas y haríamos justicia con las personas de aquí, las que habitan el territorio, y las que llevan catalogando, divulgando y protegiendo este patrimonio toda su vida.

El arte románico representa el impulso innato que nace en las entrañas del ser humano en su afán por contar historias, por narrar hechos, y en su afán de expresarse en una época en la que la vida probablemente valía mucho menos que ahora en tanto en que la muerte estaba más presente en todas sus formas, y en una época en la que la cultura y el conocimiento estaban en manos de unos pocos.

Por estas circunstancias sociales de la época, es increíble pensar que estos templos de más de 700 u 800 años podían erigirse con tanta belleza, tanta armonía y con tanta delicadeza estética. El Románico Palentino es único no sólo por la calidad artística de sus monumentos, sino también por el paisaje que los envuelve, y por el halo místico que sobrevuela cada lugar donde decidieron nuestros antepasados construirlos.

En la foto aparece el claustro del monasterio de San Andrés de Arroyo, en la comarca de La Ojeda, y se puede ver una de las columnas esculpidas más bellas que jamás he visto, y que sólo mediante el fruto de un amor puro por lo que se hace y lo que se quiere transmitir, unido a la técnica y al conocimiento, serían capaces de realizarlo. El románico no es sólo un arte del pasado, es el presente del turismo cultural, y por tanto, la clave del futuro de nuestra tierra.

Miguel Sánchez González. Instagram: @miguel_sanchez_gonz | miguel.visualcreative@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí