Fabricación del nuevo Renault Austral en la planta de Villamuriel de Cerrato, Palencia. Julio 202
Vista de una de las partes de la Factoría de Renault en Palencia, con decenas de Austral ya ensamblados.

La factoría cerrateña acaba de recibir el visto bueno a la modificación de su licencia ambiental, encaminada a hibridación de sus modelos

O. H.

La industria automovilística cambia a un ritmo vertiginoso. No solo los vehículos que salen a la carretera. También las plantas que los fabrican. De hecho, fijándonos en la factoría de Renault en Palencia, inaugurada a finales de los años 70 del siglo pasado, salvo las grandes estructuras, casi todo ha cambiado. Los procesos, los materiales, los elementos utilizados…

Esas evoluciones, el hecho de cambiar una pintura por otra, de modificar el modo en que ese aplica o en el que se sueldan los vehículos conllevan cambios en las licencias ambientales. Y de esas, desde 2008 que se aprobó la última Autorización Ambiental para la factoría de Renault en Villamuriel, se han tramitado 14 modificaciones de la misma. Modificaciones no sustanciales. Ahora acaba de aprobarse la decimoquinta.

Una modificación que va de la mano de la hibridación del modelo que produce en exclusiva Renault Palencia: el Austral. “Renault comunica adaptaciones para las baterías HEV (vehículo híbrido no enchufable), en la instalación de fabricación de automóviles” de Villamuriel de Cerrato, reconoce la Junta de Castilla y León.

Y es que el Austral disfrutará de dos versiones híbridas. Junto a un motor de gasolina, un llevará un MildHybrid de 12 V y mientras que en la E-Tech Hybrid tendrá asociado un motor eléctrico más potente  con una batería de iones de litio con mayor capacidad (1,7 kWh / 400 V).

Esa necesidad de disponer de estos nuevos elementos y su tratamiento como residuo, es lo que ha provocado que Renault haya tenido que pedir una modificación no sustancial de su Autorización Ambiental. Autorización que la Junta de Castilla y León ha dado luz verde.

Nuevas superficies

Esta modificación no sustancial permitirá a la factoría palentina la creación e un espacio, un cerramiento de 400 m2 para el enciclado de las baterías, así como otra zona, algo más pequeña, de unos 150 m2 para almacenar las baterías del tipo HEV.

De forma paralela, Renault ha solicitado también la excepción temporal para la codificación del residuo «otras pilas y acumuladores». Esto es, que se le permita de forma temporal la inclusión de residuos del tipo Otras pilas y acumuladores, dentro de los hasta cerca de medio centenar de residuos que ya tiene autorizados.

En cuanto a la cantidad de residuos de este tipo de baterías (acumuladores y baterías de ion-litio) para los que tendrá autorización Renault Villamuriel será de 120 gramos por cada vehículo.

Como con el resto de residuos generados en la planta “deberán entregarse, para su tratamiento y/o eliminación, a gestores autorizados, de modo que todo residuo potencialmente reciclable o valorizable deberá ser destinado a estos fines, evitando su eliminación en todos los casos posible”. El plazo máximo de almacenamiento que Renault en Villamuriel tiene para encomendar la gestión de sus residuos a un gestor autorizado es de 6 meses.

 

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí