Señor agente, si casi no lo muevo
Un conductor le entrega la documentación de su vehículo a un agente de la Policía Local de Palencia, esta tarde durante un control del estado de los vehículos. / O. H.

Excusas casi de cualquier tipo oyen los agentes de la Policía Local de Palencia cuando notifican a los conductores el mal estado o irregularidades de su vehículo en los controles especiales que están desarrollando esta semana

O. Herrero

A plena luz del día, en un lugar céntrico de la ciudad, una cola de vehículos se hace cada vez más larga, para de repente casi desaparecer y volver a empezar. Y no es horario de entrada o salida de los colegios. Se trata de uno de los controles que durante esta semana está realizando la Policía Local dentro de la campaña sobre el estado de los vehículos impulsada por la DGT. En este caso a las 17 horas en Casado del Alisal.

control policía local señor agente no lo muevo
Señalización del control poco antes de la Subdelegación del Gobierno. / O. H.

“Realizamos al menos uno por turno, tres al día”, señala a Palencia en la Red el subinspector Ibeas de la Policía Local de Palencia, que usa la escalinata de la Subdelegación del Gobierno a modo de grada para controlar todo el control que esta tarde se ha montado en este punto de la ciudad. “Los hacemos también en el centro. La gente cree que solo los hacemos en las salidas de la ciudad”, señala.

Esta ubicación permite varias cosas que facilitan en control de los vehículos. Por un lado, se puede establecer un filtro, y crear un carril en zigzag por el que canalizar los vehículos. Por otro, al establecerse tras la curva de Antigua Florida se evita que sea detectado previamente por los automovilistas y traten de evitarlo. Y tercero, se puede usar el carril de aparcamiento de la Subdelegación para realizar allí los controles más pormenorizados de los vehículos con seguridad y sin entorpecer el paso.

La pegatina de la ITV, lo primero

El filtro establece qué vehículos tienen que someterse a un examen más riguroso. “Se controla que lleven la pegatina de la ITV. Si no la llevan, o la llevan caducada, se procede a un control más exhaustivo”, explica Ibeas. Es la primera pista sobre quién puede estar incumpliendo la normas.

Señor agente, si casi no lo muevo
Los agentes comprueban en su tablet la documentación entregada por el conductor. / O. H.

Así que cada poco entra un vehículo en el carril de la Subdelegación. “Es obligatorio llevar la pegatina de la ITV. No llevarla suponen 90 euros de multa”, apunta el subinspector, si bien durante todo el control fueron varios los vehículos que acabaron apartados por no llevarla y no fueron multados. Eso sí, previa comprobación de los papeles y de que sí la habían superado. “Es que la pasamos el otro día y dejamos la que llevábamos puesta”, se excusaba un conductor mientras su acompañante arrancaba una pegatina con fecha máxima de agosto de 2022 y colocaba la nueva que llevaba, como otro unos minutos más tarde, en la guantera.

Señor agente, si casi no lo muevo
Ni siquiera los vehículos municipales se libran de pasar el control.

Pero también los hay que además de no llevar la pegatina, lo que no tienen es pasada la ITV en tiempo. O circulan con ella desfavorable o negativa. En el caso de la primera solo se puede ir hacia el taller o hacia la ITV. Si es negativa, el vehículo debe ser transportado y no puede circular. En la cerca de una hora que duró el control de esta tarde, dos fueron los conductores multados por esta causa. “Tenía la ITV desfavorable y me acabo de enterar. Pero acabo de comprar la moto y me habían dicho que estaba todo en regla. Me cagüen… La he comprado en un concesionario, en Cataluña. No te puedes fiar de nadie”, expresaba cabreado un motorista.

Todas las motos

Porque por norma general todas las motos que pasaban por el filtro acababan paradas. “Estamos haciendo un control de documentación”, le explicaba un policía a un motorista. “Con las motos es un poco más complicado lo de la pegatina, porque cada una la lleva en un lugar. Ya que les paramos para comprobar que la tienen, les miramos las ruedas, el tubo de escape…”, detalla el subinspector Ibeas, mientras a su lado otro policía local, arrodillado mira por debajo de un coche tuneado. “Les miramos si llevan elementos acoplados y comprobamos que los tienen recogidos en la ficha de la ITV”.

Pero también hay casos que saltan de ojo, como algunas matriculas. “Compi, mira cómo está la matrícula”, le interpelaba un policía a otro mientras daba paso a un monovolumen con tantos bolazos en la matrícula que se parecía a una lata de prácticas de tiro. En todo caso, pese a los golpes, los caracteres eran totalmente legibles a juicio de los agentes que no le multaron. En otro caso, hasta tres policías se acercaron para valorar hasta qué punto era viable sujetar con una goma la matrícula a la que se le había saltado uno de los remaches.

Señor agente, si casi no lo muevo r
Un motorista le muestra la documentación de su moto a los agentes mientras su acompañante espera. / O. H.

No era totalmente legible o podía llevar a equívoco la de otro vehículo. “Pues no me han dicho nada al pasar la ITV”, se excusaba su conductor. “¿Y dónde la ha pasado?”. “En Palencia”. “En Palencia y ¿no le han dicho nada?. Déjeme el informe, por favor”. Tras comprobar el resto de documentación el policía pidió al conductor que le acompañara frente al vehículo para mostrarle cómo la pegatina blanca había desaparecido junto a la primera letra de la matrícula provincial.

Señor agente, si casi no lo muevo
Un policía local le muestra al conductor de un vehículo los desperfectos que presenta su vehículo. / O. H.

Desperfecto peligrosos

Pero también se buscan desperfectos que puedan afectar a la seguridad del resto de los usuarios, como elementos cortantes o aristas. “Puede que un vehículo haya pasado la ITV, pero si luego se ha dado un golpe y, por ejemplo, lleva roto el faro, pero roto con el cristal vivo, es sancionable”, indican en el control, mientras otro compañero va visitando una a una las ruedas de un vehículo parado.

“Las dos ruedas de adelante están muy malas”, le informa el agente al conductor. “Bueno, si es que casi no le muevo”, se excusó el piloto. “Ya, pero aunque lo mueva poco, ahora lo está moviendo y si llueve, a nada que haya agua, usted no tiene ruedas. Es un peligro tanto para usted como para el resto”, le comentaba el uniformado.

Balance

Aunque los datos que hasta ahora ha facilitado la Policía Local sobre los resultados de esta campaña en la provincia pueden hacer pensar en un nivel muy bajo del parque de automóviles , el subinspector Ibeas considera que los palentinos son por lo general, cumplidores y mantienen sus vehículos en buen estado. “Claro que te encuentras casos, pero son muchos, muchísimos, los coches que vigilamos, muchos los vehículos a los que les hacemos un control más exhaustivo y porcentualmente los que son multados son pocos”. La campaña se desarrollará hasta el domingo.

Señor agente, si casi no lo muevo
Uno de los puntos a verificar es la profundidad de los surcos de los neumáticos, que la inmensa mayoría de los vehículos cumple. / O. H.

En cuanto a los que circulan sin la ITV, cree que puede ser porque muchos quieran ahorrar. En contrapartida, la multa es de 200 euros (100 por pronto pago) pero puede llegar a los 500 si los agentes consideran que tiene desperfectos que afectan a la seguridad. “Y nos encontramos con vehículos que no es que se hayan pasado unos días, que puede ser un despiste, sino son meses. Eso ya no es un despiste”, ante el que no caben excusas.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí