En el marco del Día Europeo para el Uso Prudente de Antibióticos, el IV Estudio de Salud y Estilo de Vida Aegon advierte de que el 24 por ciento de los españoles se automedica, lo que indica que, a pesar de la “notable reducción” experimentada en 2020, hay un ligero repunte de 1,3 puntos porcentuales en la cifra de personas que se automedica este 2021.

“Aunque la pandemia nos volvió más responsables y cautelosos a la hora de cuidar nuestra salud, con la consiguiente reducción de prácticas tan peligrosas como la automedicación sin supervisión de un profesional médico, no debemos bajar la guardia. Con la progresiva vuelta a la normalidad que estamos viviendo no pueden retomarse hábitos tan preocupantes como este”, ha explicado la directora de salud de Aegon, Belén González.

En relación a las comunidades autónomas, los madrileños son los que más se automedican y representan el 33 por ciento de toda la región, doblando la cifra registrada el año anterior (16 por ciento). En segundo lugar está Cataluña, con un 28 por ciento de encuestados que afirma automedicarse. Canarias ocupa la tercera posición, con un 27,8 por ciento de los encuestados, mientras que Extremadura es la comunidad en la que menos se realiza esta práctica, con un 11,8 por ciento.

En relación al año anterior, se observa un crecimiento generalizado respecto a los datos de 2020 en comunidades como Castilla-La Mancha o Castilla y León, así como una “importante reducción” del 10 por ciento en Andalucía, la comunidad que registró la cifra más alta el pasado año.

Los expertos de Aegon, en el marco del Día Europeo para el Uso Prudente de Antibióticos, que se celebra este jueves, señalan la importancia de acudir siempre a un profesional antes de tratar cualquier síntoma o enfermedad por nuestra cuenta.

Casi el 40 por ciento de los encuestados afirma que el principal motivo para automedicarse es porque saben lo que les va a recetar el médico, teniendo en cuenta los síntomas que experimentan. De hecho, este ha sido el motivo que más ha crecido respecto a 2020 (más del 12 por ciento).

El segundo motivo más común de automedicación, que representa al 36 por ciento de los encuestados, es para tratar enfermedades que no se consideran graves. En tercer lugar, acumulando un 17,6 por ciento, los encuestados señalan las largas listas de espera para conseguir cita. Por otro lado, la razón de no perder el tiempo en ir a consulta se ha visto reducida un 12 por ciento frente a 2020.

Asimismo, el estudio alerta de que, de entre las personas que afirman automedicarse, muchos afirman utilizar productos por prescripción de un ‘influencer’ o famoso, es decir, terceros que no son profesionales de la salud. Es el caso de productos para tratar enfermedades leves como catarros (21,3 por ciento) o suplementos vitamínicos (15 por ciento). En este caso, son más hombres los que afirman recurrir a ‘influencers’ o famosos en una mayor medida respecto a las mujeres (23,3 por ciento frente al 17,9 por ciento).

¿CUÁLES SON LOS TIPOS DE MEDICAMENTOS MÁS POPULARES?

Respecto al tipo de medicamentos que se toma sin prescripción médica, el 71,5 por ciento son para paliar síntomas o dolores ocasionales no asociados a una enfermedad (como dolores de cabeza o musculares, problemas de estrés o de insomnio), y el 53,3 por ciento para enfermedades leves ocasionales (como resfriados o catarros).

Llama la atención que, en 2020, eran los medicamentos para enfermedades leves los que lideraban en cuanto a automedicación se refiere, representando a más del 70 por ciento de los encuestados, viéndose una considerable reducción este año. Por su parte, aquellos medicamentos destinados para tratar enfermedades crónicas o síntomas psicológicos son comprados por el 9 y el 10 por ciento de los encuestados sin receta médica.

Cabe destacar que, en la mayoría de los casos, los medicamentos más consumidos sin prescripción son de tipo antiinflamatorios/analgésicos (76,9%), seguido de antibióticos (12,9%) y ansiolíticos y/o antidepresivos (11,1%)

¿CUÁL ES EL PERFIL DE LA PERSONA QUE SE AUTOMEDICA?

En cuanto al género de la persona que se automedica, las mujeres son más propensas que los hombres a tomar medicamentos sin prescripción médica (28,2% frente al 20,5%), una cuestión a destacar teniendo en cuenta que el año pasado fueron los hombres los que más recurrían a esta práctica (24,70% frente al 21,60%).

Por edades, se observa que los españoles de entre 26 y 40 años son los que más recurren a la automedicación (31,1%), mientras que los mayores de 65 son los que menos lo hacen (15,5%). Según la situación laboral, los encuestados que no trabajan se automedican menos que aquellos que sí tienen empleo (21,7% frente al 26,9%).

Además, aquellas personas que llevan un estilo saludable consumen en menor medida medicamentos sin prescripción médica. De este modo, casi el 80 por ciento de los encuestados que puntúan su estilo de vida por encima de 8 no se automedica, frente al 35,8 por ciento que puntúa su estilo de vida por debajo de 4 y sí toma medicamentos sin receta.

Asimismo, se observa que aquellas personas que afirman automedicarse puntúan tanto su estado de salud física (6,76) como emocional (6,23) por debajo de las que no recurren a la automedicación.

La misma correlación se establece con la felicidad y el grado de satisfacción con la vida, ya que aquellos que se automedican afirman sentirse felices con menor frecuencia, mientras que las personas que dicen no automedicarse afirman tener un 8 por ciento más de grado de felicidad.

El consumo de una medicación incorrecta y sin control médico puede llegar a complicar el cuadro clínico, además de generar intoxicación si las dosis son elevadas, entre otros efectos de riesgo que esta práctica puede ocasionar en la salud de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí